El Ayuntamiento de Barcelona está desarrollando el proyecto de “supermanzana” dedicada a los peatones

La primera fase de uno de los proyectos más arriesgados de la actual administración municipal de la ciudad de Barcelona, llamado “supermanzana”, cerrado al tráfico de vehículos, se terminó en el barrio de Poblenou. Y ahora las autoridades tendrán que determinar de qué manera se va a aprovechar dicho espacio. Esta iniciativa fue lanzada en septiembre del año pasado, y durante los meses consiguientes el singular proyecto llamó la atención de los arquitectos del mundo entero. La “supermanzana” abarca 9 manzanas residenciales entre las calles de Badajoz, Pallars, Barcelona y Tànger. Una de las principales particularidades del proyecto es que se prohíbe la entrada a vehículos que circulen a más de 10 km/h. Además, solo se permitirá el acceso a su territorio al transporte motorizado cuya presencia sea de necesidad obligatoria.