Barcelona: inversiones en confort y con placer

10094483

Barcelona es una ciudad mediterránea de clima agradable, conocida por sus playas, por la singular arquitectura de Gaudí, y la simpatía y la bondad de su gente. Por todos estos motivos, muchos de los rusos eligen Barcelona como su lugar de residencia. En muchas ocasiones, ante los compradores rusos se plantean distintas dudas: ¿dónde debería comprarme la vivienda? En su última edición Revista Rusa presentó a sus lectores el prestigioso barrio de Pedralbes y el distrito de Sarrià-Sant Gervasi. En este número continuaremos con nuestra reseña de los mejores lugares para invertir en inmuebles en la capital catalana y os hablaremos acerca de los barrios de la Dreta de l’Eixample y El Gótico.

 

La Dreta de l’Eixample

fondo-passeig-de-gracia-18-1

El Ensanche fue desarrollado por el ingeniero Ildefonso Cerdá a mitades del siglo XIX debido a la expansión de la ciudad (‘eixample’ en catalán significa ampliación). Es el distrito más poblado de Barcelona, situado entre la Ciutat Vella (Ciudad Vieja) y un cúmulo de pueblos pequeños que anteriormente rodeaban Barcelona, y los que en el siglo XX se convirtieron en los nuevos distritos de la ciudad. El Ensanche cubre un área de unos 7,5 km2 y su territorio tiene una población de alrededor de 270 mil personas. La zona del Ensanche es muy segura, sus calles son amplias y luminosas, están colocadas en un orden geométrico correcto. Los pisos allí también son espaciosos, con techos altos, y una gran cantidad de habitaciones y balcones, en este distrito reside la clase media y alta de Cataluña desde hace ya más de 100 años.

En el Ensanche se encuentran los lugares más emblemáticos de la ciudad: la Casa Milà (La Pedrera), el Templo de la Sagrada Familia (Temple de la Sagrada Família), la Casa Batlló, la Fundación Antoni Tàpies, la Casa de les Punxes (Casa Terrades) y muchos otros.
La Dreta de l’Eixample es considerada el área más respetable del distrito. Va desde la Plaza de Cataluña (Plaça de Catalunya) y se extiende más allá de la Avenida Diagonal. El barrio de la Dreta de l’Eixample lo delimitan las calles Balmes y Nápoles.

La Dreta de l’Eixample tiene sus propios lugares “ocultos” para poder relajarse y pasar un rato agradable con los niños: el jardín tropical de la Parroquia Purísima Concepción en la calle Aragón, la Platja de L’Eixample (Playa del Ensanche) en los jardines de la Torre de Les Aigües, el Happy Parc en la calle Pau Claris, el parque se encuentra al lado de la Estación del Norte.

El Ensanche tiene buenas escuelas, de las cuales destaca la IPSI, que entra en la lista de los mejores institutos de España. La Universidad de Barcelona (UB) es uno de los mayores centros de investigación universitaria del mundo. También es ampliamente conocida la Escuela Superior de Música de Cataluña (Escola Superior de Música de Catalunya). En el Ensanche también se encuentran las prestigiosas escuelas de negocios como EADA, EAE y ESERP.

El área de la asistencia médica la componen grandes centros médicos, tales como el Hospital Clínic (hospital docente relacionado con la Universidad de Barcelona) y el Hospital Universitario Sagrado Corazón. Entre los clubes deportivos destacan Las Arenas y Sagrada Familia (cadena Metropolitan), Urquinaona y Balmes (Holmes Place), así como Eixample, Seven y Tarragona (DiR).
La calle más importante de la Dreta de l’Eixample es el Paseo de Gracia. Esta es la arteria comercial principal de Barcelona, donde se encuentran los escaparates de las mejores marcas del mundo: Louis Vuitton, Chanel, Tiffany & Co., Burberry, Adolfo Domínguez, Loewe, Cartier, Chopard, Dirk Bikkembergs, Jimmy Choo, Lladró, Swarovski, RABAT y muchas otras. En este barrio existe un gran número de grandes supermercados y pequeñas tiendas, que permanecen abiertas en horario nocturno.

En la Dreta de l’Eixample están los bares y los restaurantes de alto nivel, donde también se ofrecen menús del día (comidas de negocios). Cabe destacar a restaurantes poseedores de dos estrellas Michelin: el Lasarte y el Moments; y otros galardonados con una estrella: el Caelis y el Roca Moo.

La Dreta de l’Eixample está muy bien comunicada con otros barrios céntricos mediante buses y metro, por ejemplo, con el barrio de la Sagrada Família y la playa de La Barceloneta. El diseño del barrio facilita la circulación de coches, y dispone de un gran número de aparcamientos subterráneos. En sus calles también resulta muy fácil coger un taxi.

El precio promedio de una propiedad de segunda mano en la Dreta de l’Eixample, en junio de 2014, supuso 4.711 euros por m2 (información sacada del portal inmobiliario español fotocasa.es).

 

El Barrio Gótico

Barcelona-placa-reial

El Barrio Gótico se encuentra en el corazón de Ciutat Vella (Ciudad Vieja), va desde la Plaza de Cataluña (Plaça de Catalunya) y colinda por tres lados con la calle Vía Layetana, el paseo marítimo y el paseo de La Rambla. El nombre del distrito es debido a sus edificios conservados, erigidos en la Edad Media, cuando Aragón era uno de los gobiernos más poderosos del mar Mediterráneo. Es la parte más antigua de Barcelona, muy popular entre los turistas. El Barrio Gótico se compone de calles estrechas y curvadas, muchas de las cuales están cerradas al tráfico. La mayoría de los edificios datan de los siglos XIV-XV, aunque también se conservan edificaciones romanas.

Hasta hace poco, el barrio no podía llamarse de élite, por los siguientes motivos: una peor infraestructura que la del Ensanche y otros distritos más modernos, un gran flujo diario de turistas, su activa vida nocturna, gran número de hoteles y hostales, unas calles estrechas y de peculiar distribución. Pero ahora todo está cambiando: los compradores extranjeros están invirtiendo activamente en viviendas del Barrio Gótico, aprovechando la caída de precios de los inmuebles. Además, se puede ver un interesante fenómeno barcelonés: las empresas constructoras conservan las preciosas fachadas de los edificios antiguos, aunque el “relleno” de los apartamentos se remodela totalmente.

El punto central del Barrio Gótico es la Catedral de la Santa Cruz y Santa Eulalia (sede del arzobispado de Barcelona, en Cataluña). Asimismo, otras de las curiosidades del barrio son: el Palacio Real Mayor (fue residencia de los condes de Barcelona y más tarde de los reyes de la Corona de Aragón), la Plaza Real (Plaça Reial), la Plaza de San Jaime (Plaça de Sant Jaume), los restos de la muralla romana, las ruinas del palacio de Octavio Augusto, la Basílica de Nuestra Señora de la Merced (conocida simplemente como Basílica de la Merced), el establecimiento hostelero Els Quatre Gats (Los Cuatro Gatos) y muchas otras.

Junto al Barrio Gótico está el mar y el puerto, desde donde parten los barcos de paseos y otros medios de transporte marítimos. A una distancia de a pie se encuentra la famosa playa de La Barceloneta y Marina Port Vell, que tiene capacidad para más de 400 yates y que presta un completo servicio de asistencia y mantenimiento de los navíos.

Entre las escuelas del distrito cabe destacar al Col·legi Sagrada Família Avinyó, entre las instituciones de educación superior está la Universidad Pompeu Fabra (UPF). En el Ensanche, barrio vecino, encontrará grandes centros médicos y clubes deportivos.

En el Barrio Gótico se encuentra el centro comercial Maremagnum al cual se puede acceder a través del puente llamado Rambla del Mar. En la Plaza de Cataluña también se encuentran los centros comerciales como El Corte Inglés, Fnac, Apple Store y muchos más. La Avenida del Portal del Ángel, que va desde la Plaza de Cataluña, es una de las arterias comerciales más conocidas de la ciudad, donde encontrará todo tipo de tiendas de marcas asequibles; aunque si lo que el comprador anda buscando son las tiendas tradicionales, en tal caso se debe adentrar más en el corazón del barrio (las calles Ferran y Avinyó). También se pueden comprar otros productos en el Mercado de San José (popularmente conocido como La Boquería) y en tiendas pequeñas.

El Barrio Gótico ofrece una carta gastronómica bastante variada. Allí se encuentra el restaurante más antiguo de Barcelona llamado Can Culleretes (fundado en el año 1786), y los restaurantes poseedores de estrellas Michelin como Koy Shunka (cocina japonesa), Saüc (cocina catalana) y Dos Palillos, ubicado a 200 metros de La Rambla, donde se ofrece cocina asiática y mediterránea. Plaza Real (Plaça Reial) permite disfrutar tanto de su ambiente como de su excelente cocina, y por la noche la plaza se convierte en el epicentro de la vida nocturna, de la cual gozan tanto los residentes locales como los turistas, allí se encuentran los clubes nocturnos Sidecar Factory Club y Jamboree. Otros de los locales nocturnos más interesantes son el Harlem Jazz Club y el Marula Café.

Debido a que es un centro histórico de la ciudad, el Barrio Gótico está muy bien comunicado con el resto de los barrios, y la concurrente Plaza de Cataluña es un punto central de conexión con las líneas de metro, trenes, autobuses y el Aerobús, que une Barcelona y el Aeropuerto de Barcelona-El Prat.

El precio promedio de una propiedad de segunda mano en el Barrio Gótico, en junio de 2014, supuso 4.281 euros por m2.

En el próximo número de Revista Rusa continuaremos nuestra reseña de los mejores barrios de Barcelona, para orientar a los inversores potenciales en su inversión en el sector inmobiliario.