¡Barcelona, ponte guapa!

Hace 30 años, el Ayuntamiento de Barcelona inició una campaña con el lema «Barcelona, posa’t guapa» aún vigente hoy, que consistía en renovar, acondicionar y realzar el atractivo de diversos edificios, inmuebles y monumentos que componen la ciudad. Un trabajo que ha sido objeto de una muy buena acogida por parte de la población. Con los años, aquella iniciativa se ha convertido en un amplio proyecto de transformación y mejora de la ciudad y ha generado todo un sector de actividad municipal asociado a los nuevos conceptos de «paisaje urbano» y «calidad de vida». Revista Rusa se ha entrevistado con el señor Xavier Olivella Echevarne, gerente y máximo responsable del Instituto Municipal del Paisaje Urbano y la Calidad de Vida (IMPUCV), con el fin de ahondar en la labor de esta institución, objeto de estudio de urbanistas en todo el mundo.

Xavier Olivella Echevarne

Xavier Olivella Echevarne

¿Cuál es la función de un gerente del Instituto del Paisaje Urbano y la Calidad de Vida?

Desde el Ayuntamiento del Paisaje Urbano nos han encargado unas funciones y son básicamente las de gestionar el espacio público desde la óptica del paisaje de la ciudad. Intentamos poner los mecanismos, los controles, las cautelas, etc., para que el desarrollo del paisaje urbano de la ciudad sea armónico y de acuerdo con las directrices que nos marcan desde el Ayuntamiento de Barcelona. Estas directrices se derivan básicamente a través de una ordenanza del año 1999, que dice cómo tiene que ser el paisaje urbano de la ciudad y pone los instrumentos para gestionarlo. Vivimos en una ciudad mediterránea, una ciudad muy compacta y concatenada y tenemos que controlar que lo que se haga sea armónico y tranquilo. Es una ciudad de tránsito y esto conlleva ruido ambiental, nosotros vigilamos el otro tipo de ruido adicional, el de la publicidad o el de los rótulos de los establecimientos e intentamos que todo esto no tenga un impacto negativo para la ciudad y buscamos el equilibrio. Hay una regulación que procura una publicidad no agresiva, controlada, que indica los espacios concretos destinados para ello, como son las paradas de autobús o los mupis (soportes publicitarios), con el fin de tener una ciudad ordenada y bien conservada.

También se ocupan de la campaña «Barcelona, posa’t guapa». ¿Cuál es el soporte que ofrecen?

Estamos con el Consorcio de la Vivienda en relación a la rehabilitación de edificios. Se dan subvenciones para la rehabilitación de los edificios y damos un apoyo técnico profesional, poniendo especial atención en los elementos de la fachada o del patio que tienen que cuidarse para el respeto por el paisaje urbano. Con esto hemos conseguido unos edificios mejor conservados, vinculados con el paisaje y unos parámetros de calidad muy altos.

Barcelona 2

Foto: shutterstock

Últimamente hemos observado que se están remodelando las aceras de algunas calles. ¿Son para dar más vida al comercio?

Aunque el tema de las aceras no lo llevamos directamente, los márgenes más anchos no son solo para dar más vida al comercio, sino también para restringir un poco el tráfico de coches, dar acceso peatonal a todos lados y proporcionar una vía más segura, así que, naturalmente el comercio se ve beneficiado.

¿La supresión de carriles evita la invasión de vehículos?

La política del Ayuntamiento es limitar los coches, dando otras alternativas como son las de utilizar el transporte público, hacer desplazamientos a pie o en bicicleta. Las aceras anchas y la supresión de carriles crea un espacio más agradable para vivir.

Barcelona 3

Foto: shutterstock

Transformar Barcelona en una «smart city» es todo un reto. ¿Qué se está haciendo desde el Instituto del Paisaje Urbano y la Calidad de Vida?

Este es otro de los objetivos desde el Ayuntamiento, en el que todos los instrumentos de gestión tienen que incidir para que esto sea así y nosotros también participamos. El proyecto de rehabilitación de medianeras, esas paredes ciegas que hay entre edificios, intentamos darles una visión de «smart city». Una rehabilitación realizada desde nuestra institución es el caso del edificio del Archivo Municipal Contemporáneo en Sant Martí. Convertimos una pared medianera en un jardín vertical autosuficiente. Este jardín tiene un depósito que recoge el agua de la lluvia para el riego que se activa con la energía producida por las placas solares instaladas en la fachada, que también suministran luz en el edificio. Desde el Ayuntamiento intentamos otorgar a todos los proyectos que ejecutamos una componente de ciudad inteligente mediante los instrumentos que tenemos a nuestro alcance. En esta línea, también hemos instalado unas marquesinas de autobuses inteligentes en Paseo de Gracia, con pantallas táctiles interactivas de gran formato, con conexión Wi-Fi gratuita y cargador de móvil vía USB. No se trata de una moda, sino de una necesidad para poder ofrecer al ciudadano un servicio mayor, mejor y más rápido.

Barcelona

Foto: shutterstock

El Instituto del Paisaje Urbano también se ocupa de la mejora de las terrazas y establecimientos comerciales. ¿Qué actuaciones promueven?

Nos ocupamos de las terrazas de los bares y los restaurantes, las cuales no tienen que estar pegadas a los establecimientos, pueden estar separadas, como es el caso de las terrazas de Rambla de Cataluña y como esto supone una presión adicional al espacio público, llevamos un control de todas las fichas de las terrazas (cuatro mil fichas), y les indicamos como lo tienen que hacer en cada caso, con asesoramiento y todo ello para que la ciudad funcione. También estamos trabajando en la mejora de los establecimientos comerciales, ya que la imagen y la calidad de los establecimientos influyen directamente sobre la percepción que tienen los vecinos del barrio. Una imagen ordenada y unos comercios accesibles mejoran la calidad de vida de la ciudadanía.

Barcelona 5

Foto: shutterstock

Tengo entendido que desde el Instituto del Paisaje Urbano ofrecéis asesoramiento a otros países en relación a la campaña «Barcelona, posa’t guapa». ¿Habéis tenido algún tipo de comunicación con Rusia?

No, pero nos gustaría mucho. La campaña «Barcelona, posa’t guapa» se ha exportado a muchos países. Hemos hecho colaboraciones con Sudamérica, Portugal y algunas ciudades de Italia. Hemos hecho intercambios en ciudades europeas, cuyos representantes han venido a ver como lo hemos hecho y nosotros hemos ido allí para ver como lo hacen ellos. A Albania, por ejemplo, hemos ofrecido asesoramiento en urbanismo y planeamiento. Por eso, desde aquí me gustaría hacer un llamamiento a Rusia por si se tiene interés en algún tipo de colaboración con nosotros.