Casa Primicia: la leyenda de La Rioja

En el norte de España, en la comarca de Rioja Alavesa se produce parte de los famosos vinos riojanos. En la capital de Rioja Alavesa, en el municipio de Laguardia, existe un lugar en el que se dedican a ello desde el siglo XV. Es fácil encontrar la antigua bodega entre la infinita hilera de casas de piedra. La ciudad se compone de estrechas y antiguas callejuelas impregnadas de ambiente rural. Casa Primicia, el edificio más antiguo de Laguardia, se encuentra en el número 78 de la calle Páganos. Y es precisamente allí donde da comienzo la labor vinícola del municipio de Rioja Alavesa.

La antigua edificación de la bodega de Casa Primicia es un cóctel vinícola creado a partir de los espíritus de la fermentación y la recaudación fiscal. Y esto se debe a que la bodega se convirtió en la heredera de un edificio que en el siglo XI construyó una iglesia que se encargaba de recaudar los diezmos de su feligreses, una décima parte de la cosecha y sus primeros frutos. En aquella época, en la región se germinaban los cereales y la vid. Sin duda, este último era el más beneficioso para la iglesia.

El punto más destacable de esta historia es que para la iglesia el vino era todo un negocio. La iglesia no solo conservaba parte de la cosecha de la vid, sino que se dedicaba a producir el vino mediante la ya conocida para aquel entonces en la región maceración carbónica, convirtiéndose así en el proveedor de la “sangre de Cristo” para muchos obispados y abadías, además de comerciar con el pueblo. El vino era un producto clave en la dieta de la Edad Media. Las primeras menciones halladas en los libros de contabilidad de las iglesias vecinas dan testimonio acerca de estos negocios de venta de vinos, que datan del año 1420.

Hasta febrero de 2013, en el número 78 se encontraba un antiguo edificio semidestruido. Pero en la actualidad a las bodegas les sale más a cuenta utilizar las naves industriales que se encuentran a las afueras de la ciudad. El edificio más antiguo de Laguardia le debe su rehabilitación al viticultor riojano Julián Madrid y su esposa Teresa Castañeda, fundadores de la actual Bodegas Casa Primicia.

Hoy, los nietos de Julián son la tercera generación de la familia, que expresa y aboga con la misma devoción por los valores familiares con las que su abuelo levantó la bodega. La Casa Primicia es un verdadero templo del vino, cuyas paredes son testimonio de otras épocas, personas y esta región vinícola.

Asimismo, Casa Primicia es la única bodega española que ha sido galardonada en los últimos años con el prestigioso premio Grand Prix d’Honneur en la exposición del vino de Burdeos y en haber recibido el premio al mejor fabricante europeo del vino en la feria Wine Challenge de Tokio.

Sin duda, el mejor representante de la bodega, el cual simboliza el pasado y el futuro de la bodega, es el vino Cofradía. Wine Spectator calificó al vino Cofradía con 93 puntos sobre 100, y Robert Parker le otorgó 90 puntos. Este vino producido a partir de la variedad de vid Tempranillo, cultivada en viñedos de más de 80 años de antigüedad, es la clave de la historia del vino de la comarca de Álava.