Costa Brava al completo

La Costa Brava ocupa la parte noroeste de Cataluña y se extiende hasta 240 kilómetros desde la frontera con Francia. Prácticamente nadie pondrá en duda que la Costa Brava es uno de los más románticos, verdes y pintorescos rincones del Mediterráneo. Su paisaje se compone de las inaccesibles rocas y las verdes cumbres de los Pirineos, sembradas de pinos y abetos, y de playas doradas de arena. La Costa Brava es un lugar ideal para los amantes de la naturaleza y una especie de sinónimo de sol, playa, pueblos de pescadores llenos de encanto y comida deliciosa. El territorio de la Costa Brava está plagado de calas escondidas y bañadas por las aguas cristalinas del mar. Y a pesar del rápido desarrollo urbano y turístico de la costa catalana, la Costa Brava aún conserva gran cantidad de magníficas playas y calas, que vale la pena visitar. Es muy difícil decidirse por una de ellas, pero nosotros les traemos las que son, en nuestra opinión, las mejores playas y calas, así como las atracciones más interesantes de este encantador litoral que recibe el nombre de Costa Brava.

Las playas de Costa Brava

Gola del Ter en Torroella de Montgrí. La desembocadura del río Ter forma uno de los rincones más solitarios y vírgenes de la Costa Brava, la reserva nacional marina de Cataluña, ubicada en el territorio de la aldea de Torroella, cerca de L’Escala y frente a las islas Medas. Gola del Ter es una playa bastante salvaje de arena y con pequeñas dunas. En ella los servicios para visitantes y el número de plazas de aparcamiento cerca de la playa son limitados. Es por ello que para disfrutar de su tiempo allí, merece la pena llegar temprano en la mañana.

Gola del Ter en Torroella de Montgrí 3

El Castell, Palamós. Entre Palamós y Calella se extiende, milagrosamente alejada de los molestos vendedores y chiringuitos frente al mar, la playa virgen de El Castell. El lugar ideal para pasar el día solo o con niños, nadar en sus aguas cristalinas y explorar los bosques de pino. Y si se cansa de relajación y pasatiempo indolente, siempre puede explorar las impresionantes ruinas de un poblado ibérico, conservas en proximidad a la playa. En verano el aparcamiento en la playa es de pago, algo que no es de extrañar.

El Castell, Palamós 3

Cala Estreta, Palamós. Una hermosa bahía, de no más de 100 metros, perdida entre las rocas y los pinos, absolutamente intacta si no contamos a los viejos pescadores, y construida en el siglo XVI. Con sus arenas de grano grueso y aguas cristalinas, esta bahía se convirtió en un lugar favorito para nudistas, y amantes del buceo y el snorkel. Solo es posible acceder a ella a pie desde Playa de Aro o desde el aparcamiento de la playa El Castell en Palamós.

Cala Estreta, Palamós 4

La Boadella, Lloret de Mar. La bahía de Boadella está situada en un pintoresco lugar y representa un verdadero oasis de tranquilidad, incluso a pesar de su proximidad con la playa principal de la ciudad de Lloret de Mar. Para llegar a la Cala, usted debe atravesar “a escondidas” un camino de pinos de 200 metros. Dado que pocas personas conocen la existencia de esta bahía y el sendero que conduce a ella, La Boadella no es una playa muy popular. Y eso es lo mejor.

La Boadella, Lloret de Mar 2

Cala del Senyor Ramón, Santa Cristina de Aro. Un letrero en la sinuosa carretera costera de Sant Feliu de Guíxols en Tossa de Mar señala el camino hasta esta hermosa bahía, una de las mejores en la parte rocosa de la Costa Brava. La bahía es de difícil acceso a causa de las rocas, pero la playa de arena tiene una extensión de 800 metros con espectaculares vistas al mar y aguas turquesas.

Cala del Senyor Ramon, Santa Cristina de Aro

Aiguablava, Begur. Probablemente una de las bahías más atractivas de Begur. Al igual que la mayoría de las playas del condado, la posición geográfica de Aiguablava es realmente privilegiada. Curiosamente, a diferencia de otras playas en la provincia de Gerona, las cristalinas aguas de esta bahía son poco profundas. Su arena fina y pintorescas vistas crean una increíble sensación de confort. Desde la orilla es posible avistar un majestuoso acantilado, el cabo de Begur.

Aiguablava, Begur

Cala Portaló, Cadaqués. Cap de Creus es el punto más oriental de la península ibérica, sus tierras áridas y rocosas junto al mar Mediterráneo forman paisajes lunares. A lo largo de la costa, rica en acantilados, se ocultan hermosas calas, como Portaló. Esta pequeña y rocosa Playa de 30 metros de ancho y 50 de largo está desprovista de servicios, lo cual la hace tan apreciada por los amantes de los rincones protegidos. Para alcanzar Cala Portaló se debe seguir el camino marcado desde Cadaqués hasta el faro y girar a la izquierda. Otra forma de visitar lugares no menos atractivos que la bahía de calas de Cap de Creus es alquilar un bote o un barco en Cadaqués y recorrer la costa, pero por mar.

Cala Portaló, Cadaqués

Cala Montjoi, Roses. Situado en el parque natural del Cap de Creus, un espectacular enclave en la Costa Brava, Montjoi goza de una ubicación privilegiada y vistas que no dejarán indiferente a nadie. Los paisajes locales le enamorarán a primera vista. Además, el lugar es ideal para practicar deportes acuáticos. Y además, es precisamente en esta bahía donde se sitúa el legendario restaurante El Bulli de Ferran Adrià.

Cala Montjoi, Roses 2

Sant Pere Pescador. Esta enorme, y sin embargo limpia y hermosa playa, se extiende más de 40 km desde Sant Martí d’Empúries a Rosas, por la Ampuriabrava. Cada trozo de esta playa merece una mirada, y es sin duda lo mejor a 7 kilómetros de la ciudad de Sant Pere Pescador, siendo un lugar perfecto para practicar kitesurf. Otra playa igualmente atractiva es zona de la costa que pertenece al Parque Natural dels Aiguamolls de l’Empordà.

Sant Pere Pescador

Cala Garbet, Colera. Esta encantadora bahía está situada frente a la entrada a la pequeña aldea de Colera y se caracteriza por sus aguas cristalinas y su arena de grano grueso, que representa a la perfección la mejor joya de la Costa Brava. Se trata de una zona muy tranquila y desierta. Sus limpias aguas costeras hacen de la bahía un lugar perfecto para practicar el snorkel, y la tranquilidad de la playa la convierte en el mejor lugar para leer libros. No hay cafeterías, ni restaurantes, no hay hoteles, nada de nada, por lo que es bueno tener en cuenta de antemano todo lo que necesita llevar con usted para un picnic romántico.

Cala Garvet, Colera 2

Lugares de interés de Costa Brava

Se podría hablar indefinidamente de las vistas de la costa, pero nosotros decidimos mencionar las más populares entre los viajeros.

El pueblo medieval de Tossa de Mar. Esta antigua fortaleza en la ciudad de Tossa de Mar cuenta con más de 800 años de antigüedad. Calles estrechas, casas de piedra y una carretera que conduce a la parte alta del pueblo y puede recorrerse a pie o a bordo de un pequeño tren. Cuando se haya recuperado del esfuerzo, será recompensado con unas vistas impresionantes de las extensiones infinitas de mar y rocas, rodeados de verdor.

Tossa de Mar

La Casa Museo de Dalí. situado en Cadaqués, que de hecho no es solo una casa, sino un fabuloso laberinto al estilo de Salvador Dalí. En los años 30, a principios del siglo pasado Salvador y Gala compraron allí su primer lodge de pesca. Durante los siguientes 40 años, continuaron adquiriendo la propiedad de inmuebles circundantes, y poco a poco lo fueron integrando en un único espacio surrealista.

Casa-Museo Dali 3

El Museo de Salvador Dalí. La Costa Brava es el lugar ideal para combinar vacaciones de playa y cultura. Después de todo, alberga un lugar único e incomparable que sería imperdonable no visitar. Se trata del Museo de Salvador Dalí, situado en la tierra natal del famoso pintor, en la ciudad de Figueras. Las colas que se forman en el museo son francamente increíbles. Pero es posible adquirir las entradas por adelantado a través de internet.

Museo Dali2

El casco antiguo de Pals. Se trata de un milagro medieval de Cataluña con estrechas calles adoquinadas y casas señoriales. Sus mayores puntos de interés quizás sean la Torre del Reloj y la iglesia de Sant Pere, que son los principales atractivos de la ciudad. La Torre del Reloj también recibe el nombre de Torre de las Horas debido a su campana, durante siglos ha marcado el inicio y el final de la jornada de trabajo en las plantaciones que rodean el pueblo.

El casco antiguo de Pals

Jardines de Santa Clotilde. Uno de los más bellos lugares de Lloret de Mar. La unión con la naturaleza allí se siente en cada rincón. Encantadores estanques, grutas, fuentes y esculturas adornan los jardines de Santa Clotilde. Los jardines de Santa Clotilde son una muestra de los parques del renacimiento italiano, fueron creados en el año 1919 por el arquitecto barcelonés Nicolau Rubió i Tudurí que se inspiró en los mejores jardines de Florencia.

jardines de santa clotilde

La iglesia de Sant Romá Caminando por las calles de Lloret de Mar son pocos los que van ladeando la cabeza en todas direcciones, y es una pena. De esta forma podemos destacar la pintoresca iglesia gótica de Sant Romá, construida en el año 1522. Fue entonces cuando el centro de Lloret de Mar se trasladó a donde se encuentra ahora, y así se hizo necesario construir una nueva iglesia, la cual se convirtió en la iglesia de Sant Romá. Durante esos mismos años el pueblo sufría a menudo los ataques de piratas, por lo que la iglesia además actuaba como refugio. Por esta razón la torre del campanario de la iglesia de Sant Romá se rodeó por una gran muralla con almenas y el camino a la iglesia pasaba por un puente levadizo sobre un profundo pozo.

iglesia sant roma 3

Monasterio de Sant Pere de Rodes

Este majestuoso monasterio parece narrar toda la historia de Cataluña. Los primeros registros sobre el monasterio datan del siglo IX y su floración ocurrió ya en el siglo X. Además de la rica historia de Sant Pere de Rodes, su localización geográfica resulta también muy atractiva, se encuentra en una ubicación excepcional, en la ladera, con impresionantes vistas de la costa y a los pueblos cercanos.

Sant Pere de Rodes

Jardín Botánico de Marimutra

Un lugar maravilloso para el descanso y uno de los mejores jardines botánicos de España. Su territorio de 16 hectáreas se divide en tres áreas temáticas: el jardín mediterráneo, el jardín templado y el jardín de plantas subtropicales. El jardín alberga cerca de 5.000 plantas diferentes, muchas de las cuales están al borde de la extinción. Es posible acceder al jardín en el tren turístico de Blanes, pero es aún mejor caminar para disfrutar de una gran cantidad de maravillosas vistas a las calas de Blanes y sus yates blancos como la nieve balanceándose en sus aguas color esmeralda.

Jardí Botànic Marimurtra