Dior Jules, la fragancia más masculina de todos los tiempos

En septiembre de este año, en Moscú, por primera vez en 36 años de su historia comenzó la comercialización de la fragancia de culto Dior Jules. El perfume fue reeditado en 2000, pero su comercialización comenzó en Rusia recién ahora. La fragancia está disponible solo en Moscú, y solo para los que la quieran adquirir en la boutique de Articoli GUM. Nosotros, a su vez, nos hemos propuesto explicaros porqué se merece semejante atención.

dior-jules

En la historia de esta firma de moda Jules ocupa un lugar muy especial. Creado 14 años después de Eau Sauvage, y tras haberse convertido en la segunda fragancia masculina de Dior, el perfume enseguida adoptó la fama de atrevido y varonil.

La fecha de creación de la fragancia data del año 1980. La época de auge del feminismo. Un tiempo en que las mujeres comenzaron a lograr por sí mismas lo que querían, ocupando los mismos puestos que los hombres, superándolos en su campo y compitiendo con ellos. Una época en la que la noción de “hombre de verdad” ya no se definía como la posición en la jerarquía de la sociedad o la capacidad de ganar dinero. Una época en la que los hombres tenían que buscar nuevas formas para mostrar y demostrar su exclusividad, fuerza, atractivo y virilidad.

Es entonces cuando Christian Dior decidió crear una fragancia cuyas notas pudieran despertar en las mujeres el deseo de sentirse indefensas y querer estar bajo la protección de un hombre de verdad. Para dicha tarea el modista contrató al perfumista Jean Martel, quien decidió combinar en la fragancia las preferencias de los hombres europeos y americanos. Los primeros preferían fragancias con notas a cuero y los segundos las colonias. Las barberías son las que sirvieron de inspiración para Jean, locales que nunca habían sido pisados por una mujer. Con su fragancia, el perfumista buscaba transmitir la esencia del típico ambiente de un local para hombres: el aroma a cinturones de cuero, con los que los barberos afilaban sus cuchillas, el olor a colonia, cítricos, jabón de afeitar mentolado…

Jean encerró en el frasco una mezcla que, según su opinión, personificaba al verdadero hombre de aquella época. La fragancia se abría con notas de lavanda, comino y bergamota. Y en su corazón retumbaban los aromas de jazmín, rosa, clavel y albahaca. Y esta sensual composición se completaba con un rastro de acordes a cuero, pimienta negra, abeto y ámbar.

La fragancia tampoco fue apodada con ese nombre por casualidad. Jules en francés significa “sentimental” o “macho”. Siguiendo este concepto, Christian Dior lanzó su campaña publicitaria incluso antes del lanzamiento a la venta de la propia fragancia. Y el autor de las ilustraciones publicitarias fue René Gruau. Él representó a un musculoso hombre bronceado con una chaqueta deportiva en que ponía Jules. Un fuerte y seguro de sí mismo “macho” francés, que cuenta con gran popularidad entre las mujeres.

dior_jules-1

Cuando salió a la luz, a principios del año 1980, Jules de Dior enseguida se hizo popular, destacando entre las fragancias deportivas más famosas de aquellos días.

Todo en la fragancia Jules era descarado y masculino, pero a la vez elegante. El clásico frasco de 1980 fue elaborado en cristal marrón oscuro, coronado por una tapa negra, un diseño que buscaba simbolizar la belleza masculina.

dior-jules

Cuando en el año 2000 Dior reeditó la fragancia, también cambió el diseño del frasco: el nuevo era transparente y adoptó una forma rectangular. Aunque la propia esencia de la masculinidad quedó inalterada.

El perfume con aroma a cuero y mentol nunca llegó a venderse en la Unión Soviética, ni siquiera después de su colapso, por alguna razón jamás se comercializó en Rusia. Pero los auténticos conocedores de la perfumería, tras regresar de su viaje por Europa, siempre encontraban un hueco en su maleta para un frasco Jules de Dior.