Dónde y cómo viven los millonarios

Como dijo una vez el célebre escritor Mark Twain en una de sus obras: «En realidad, yo estoy en contra de los millonarios, pero si se me brindara la oportunidad de convertirme en uno de ellos…». Y mientras unos pronuncian con desprecio el apellido de una de las familias más ricas del mundo: «Malditos Rockefeller», otros en secreto sueñan con ganar el «gordo», imaginándose para sus adentros con «sacos repletos de dinero». Y no importa cómo les llamen a los más ricos del planeta, eso a ellos les da igual. Porque en sus manos tienen el poder y las riquezas del mundo. En muchos países, el estatus social y el prestigio de una persona se asocia directamente con su capital millonario; por eso, muchos se han puesto la meta en la vida de alcanzar una gran fortuna. No vamos a juzgar si eso es correcto o no. Solamente nos dedicaremos a facilitar datos, y más concretamente, los datos de la investigación de The Wealth Report (Informe de la Riqueza), llevado a acabo por la empresa consultora internacional Knight Frank.

Los expertos han averiguado cómo se mueven los flujos financieros del planeta, cuál es el mayor atractivo en bienes inmuebles, y lo más importante: quién es el dueño de todo.

UHNWI-Quantum-Leap-NLP

Ultra high-net-worth individuals: los millonarios promedio

Los expertos de la empresa se han interesado por los llamados ‘ultra high-net-worth individuals’, los millonarios que tiene al menos 30 millones de dólares para la inversión. En total se calcula que hay 172.850 personas de este rango. Por supuesto, también hay otros rangos, como por ejemplo, los CENTA-millonarios (38.280 personas que tienen más de 100 millones de dólares en activos de inversión), así como los multimillonarios (1.844 personas) que poseen unas fortunas más allá de la imaginación para un ciudadano medio europeo, unas fortunas que ni siquiera figuran en el informe.

Sin embargo, en esta investigación se habla precisamente de los ‘ultra high-net-worth- individuals’ como del rango de las personas adineradas de mayor crecimiento económico del mundo. Estos han tenido un especial interés por parte de los analistas, porque el año pasado, de promedio, en el mundo aparecían 15 personas de esta categoría al día, y en los últimos 10 años, su número creció en más de un 60 %. Para crear este informe, los expertos entrevistaron a más de 23 mil de los ‘ultra high-net-worth individuals’ del mundo.

En Europa es donde hay más residen este tipo de millonarios (60.565 personas). Se espera que en 10 años, su número se incrementará en un 25 %. Su capital actual es de 6,4 billones de dólares. En Asia residen 42.272 individuos de esta categoría con un capital de cerca de 6 billones de dólares, el incremento previsto de su número en 10 años es de 48 %. En los países de Norteamérica residen 44.922 representantes de este rango de millonarios, y en 10 años es posible que su número crezca en un 25 %. Su capital acumulativo actual es de 5,5 billones de dólares. Estados Unidos es el país con mayor aglomeración de personas dispuestas a invertir sus millones.

¿Y dónde más?

Según los datos de la investigación, los millonarios de todos los continentes desean, en mayor o menor medida, cambiar su país de residencia permanente. La mayoría de ellos son de Rusia y los países de la CEI (33 %), ciudadanos de los países de América Latina (15 %) y de Europa (14 %) ocupan el segundo lugar en deseo de emigrar. Seguidos de los millonarios de Asia (12 %), África (11 %) y Oriente Próximo (10 %). Al parecer, los más satisfechos con su país de residencia son los ricos de América del Norte (solo un 7 % desea emigrar) y las regiones de Australasia, incluyendo Australia y algunas de sus islas cercanas (donde solo el 4 % de los ricos son potenciales emigrantes).

Las razones que llevan a los millonarios a desear cambiar su país de residencia son variadas. Los rusos no están satisfechos con la calidad de vida y el sistema sanitario del país (100 %), la situación política (88 %) y el sistema educativo (89 %). Los europeos y los norteamericanos se muestran más preocupados por el sistema de impuestos: 81 % y 91 %, respectivamente. Los millonarios de Asia no están satisfechos con la calidad de vida (79 %), mientras que a los habitantes de Oriente Próximo más adinerados les preocupa la situación política (73 %).

shutterstock

London, Foto: shutterstock

En los últimos años, alrededor de 114 mil ‘ultra high-net-worth individuals’ solicitarion una segunda nacionalidad en Reino Unido. En 2014, una gran cantidad de ciudadanos rusos solicitarion visados británicos (162 solicitudes) y chinos (309 solicitudes). Cabe destacar que es posible conseguir una segunda ciudadanía a través de la compra de una propiedad en España, Portugal y Letonia.

Otro dato interesante es acerca de aquellos que envían a sus hijos a estudiar en el extranjero, aproximadamente un 27 % del total de los ‘ultra high-net-worth individuals’ de todo el mundo. Según los expertos, esta tendencia es conocida como «ciudadanos globales», que hablan varios idiomas, y, además, pueden vivir en cualquier país ya que poseen diversas propiedades.

Inversiones inmobiliarias

El famoso millonario John D. Rockefeller dijo en una ocasión: «Dele a un rico 10.000, y él ganará millones». Probablemente es así como piensan los millonarios modernos. No gastan, invierten. Una tercera parte de la cartera de inversiones de los ‘ultra high-net-worth individuals’ se compone de propiedades. El lugar favorito para la inversión en bienes inmuebles es Nueva York (+18 %), que lideró el ranquin en 2012 y 2013. Yakarta, a causa de una desaceleración general en los mercados asiáticos, cayó el año pasado hasta la 12.ª posición de este ranquin.

shutterstock_152295734

New-York, Foto: shutterstock

En el estudio los expertos de Knight Frank han realizado una clasificación de las cuarenta ciudades más atractivas del mundo para invertir en propiedades para las personas que disponen de más de 30 millones de dólares en activos invertibles. Los resultados muestran que las tres ciudades más interesantes para ellos son Londres, Nueva York y Hong Kong. Moscú y Madrid se sitúan más atrás, hacia la mitad de la clasificación (puestos 17 y 18, respectivamente). Les siguen San Francisco (puesto 19), Viena (puesto 20) y Milán (puesto 21). Completando el ‘top 40’, en los tres últimos puestos de la clasificación, se sitúan Buenos Aires, Río de Janeiro y Tel Aviv.

shutterstock

Hong Kong, Foto: shutterstock

Según los analistas, los principales compradores de propiedades de lujo durante este año serán principalmente los habitantes de Oriente Próximo (36 %). Y en menor medida, millonarios procedentes de Australia (15 %). El crecimiento en la demanda de propiedades de lujo será positivo, gracias a la aparición de nuevos inversores procedentes de Turquía, México, Indonesia y Nigeria​​.

Los europeos y norteamericanos adinerados están interesados, principalmente, en propiedades en zonas de esquí (Verbier, St. Moritz, Courchevel…), la prioridad para los inversores son apartamentos situados en centros financieros mundiales (Londres, Nueva York y Ginebra), así como en las capitales europeas (Viena, París…).

Geneva , Foto: shutterstock

Geneva , Foto: shutterstock

El año pasado, las transacciones de bienes inmuebles alcanzaron un valor de aproximadamente 916 mil millones de dólares, un 7 % más que en 2013. Gran parte de las transacciones (un cuarto, para ser precisos) se realizaron en la capital de Reino Unido. La mayor de ellas fue la compra del famoso rascacielos «Gherkin» (similar a la torre Agbar de Barcelona) por parte de una de las familias más adineradas de Brasil.

Volar

Según los analistas, se espera que este año sea positivo en términos de una mayor globalización de la demanda de bienes inmuebles. Y preveen que una de las principales causas, pero no la única, será el desarrollo de la alta tecnología, y en particular el desarrollo de aviones de alta velocidad, que permitirá, por ejemplo, volar de Londres a Nueva York en 3,5 horas en lugar de las siete horas que se necesitan en la actualidad. Los expertos dicen que la ruta más popular del mundo para los aviones privados, «Moscú-Niza», y alrededor del 60 % de los vuelos mundiales comienzan y finalizan en los Estados Unidos.