El estilo de los jóvenes: la artista rusa de Barcelona

Anna Bogomolova es una joven artista de diecinueve años residente en Barcelona. Ella es licenciada en bellas artes y ha acabado el curso de la Foundation City & Guilds en la Escuela de Artes de Londres. Actualmente, Anna está terminando su formación artística en Inglaterra.

Anna nació en Moscú, pero creció en Barcelona. Sus padres también son artistas profesionales, graduados de la Universidad de Arte Stroganov. Así que no es de extrañar que la chica, que creció en el seno de una familia de artistas, haya optado por expresar su visión del mundo a través de pinceles y pinturas.

En julio, en la Casa Piera, tuvo lugar la exposición de los trabajos de Anna, así que aprovechamos para hablar con ella sobre su creatividad.

¿Crees que una persona debe dedicarse a la creatividad? ¿Por qué?

Sin creatividad el mundo sería diferente, no como ahora. El hombre no podría haber sido capaz de alcanzar semejante progreso ni llegar a estos avances tecnológicos, cuyo resultado es nuestra vida moderna. La creatividad aporta al desarrollo de la persona, tanto mental como espiritualmente, ofreciendo la oportunidad de ver el mundo desde otra perspectiva.

¿Crees que el estilo de un artista se va labrando con la práctica?

Efectivamente, se necesita mucha práctica, experimentación e investigación sobre diversos temas artísticos y recursos para su implementación. Es entonces cuando, durante dicho proceso, el artista encuentra aquello que es más afín a él y lo que mejor refleja su visión del mundo.

Creciste en Barcelona. ¿Cómo la ciudad influyó en la formación de tu estilo artístico?

Barcelona es la ciudad en la que nacieron artistas tan famosos como Gaudí, Miró, Casas, Tapies… Esta ciudad cuenta con numerosos tesoros arquitectónicos, museos y exposiciones. Cada una de las calles del casco antiguo cuenta con una larga historia. Los paseos con mis padres por las calles de Barcelona, el acercamiento a las antiguas leyendas y los detalles arquitectónicos, todo esto contribuyó al desarrollo de mi imaginación y formación de mi propio estilo.

Tus padres son pintores. ¿Te gustaba dibujar desde pequeña?

Por supuesto. Ver a mis padres trabajando, observar el proceso de creación de un cuadro, tener la posibilidad de usar las pinturas, los pinceles y otros materiales artísticos que había por casa me inspiraba. Me gustaba mucho pasar largas horas tras mi pasatiempo favorito: el dibujo. Ya llevo cerca de 15 años dibujando.

Девочка в голубом / Cicha en azul, 100х 100 cm

 ¿Crees que un artista debe formarse en la profesión o todo se trata del don personal?

Desde mi punto de vista el concepto de “don artístico” está demasiado sobrevalorado, ya que una persona puede tener dicho don de nacimiento, pero no necesariamente llegar a ser un artista. Se trata de desenvolver tus habilidades y aprender de los predecesores. Hoy en día, en las escuelas de arte modernas se presta más atención a la formación de la identidad y la originalidad del estilo, así como la búsqueda de nuevos medios de expresión. Pero para aprender las técnicas de los antiguos maestros hay que buscar escuelas específicas, de las cuales cada año hay menos.

¿Cómo fue tu formación en las artes plásticas?

Mis padres fueron mis primeros maestros. Trataban de no criticar mis dibujos, en vez de eso sugerían qué debería haber hecho para que quede mejor. En la escuela me enseñaron a planear y desarrollar mis proyectos artísticos. Mientras tanto aprendo a implementar mis ideas desde el punto de vista técnico yo misma a través del método de ensayo y error.

Сеть / Una araña
86 х 62 см

¿Con qué temáticas sueles trabajar más a menudo? ¿Por qué?

Me encanta dibujar a los niños. El último proyecto en el que estoy trabajando se titula “La naturalidad perdida”. Y es que es justamente la imagen infantil la que mejor puede expresar esta idea. Ya que un niño pequeño aún no se limita por los prejuicios, las supersticiones ni una opinión formada, este se sorprende con todo lo que le rodea y lo va descubriendo con una insaciable curiosidad y espontaneidad. Lamentablemente, con los años estas características se pierden, así como la capacidad de maravillarse y disfrutar.

Entonces, ¿qué es lo que intentas transmitir con tus cuadros?

Quiero ofrecer a mis espectadores la posibilidad de ver el mundo desde la perspectiva infantil, sin los filtros formados más tarde.

¿Contemplas la pintura como una especie de terapia y manera de escapar del mundo real?

Durante el proceso, entre el artista y su obra se crea un fuerte vínculo emocional y psicológico. Dicho proceso se parece a la meditación, cuando una persona se sumerge tan profundamente en sí mismo, es como si el mundo externo dejara de existir. Y para que esto ocurra, el artista debe de sentirse plenamente apasionado con su trabajo.

Без названия / Sin un nombre
86 х 62 см

¿Alguna vez sientes esa inspiración divina que se apodera de tu imaginación y las pinceladas se forman por sí solas?

Creo que a las personas ajenas al arte les parece que el proceso de creación de un cuadro depende de alguna condición específica de inspiración, que basta con esperar el momento preciso y todo llega por sí solo.

A mí, en cambio, me parece que durante el duro proceso de trabajo se puede lograr un cierto estado de concentración y que es entonces cuando se percibe un atisbo de facilidad a la hora de pintar. Ese es el momento en el que se puede decir que alguien dirige tu pincel.

Por favor, háblanos de tu obra favorita.

Tengo obras que me gustan, las cuales considero satisfactorias, y otras obras con las que he conseguido acercarme al máximo a lo que quería expresar. Una de estas obras es el retrato de la niña con el vestido de cuadros. Durante este trabajo se empleó una fotografía ‘post mortem’ de la época victoriana. Dicha obra forma parte de mi proyecto titulado ‘La naturalidad perdida’.

Девочка в клетчатом плате / Una niña en un vestido de cuadros
120 х 93 см

¿Cuántos cuadros tienes en tu colección?

Hasta la fecha son aproximadamente sesenta cuadros.

¿Dónde se pueden ver y adquirir tus cuadros?

En julio de este año, en la Casa Piera se celebró mi primera exposición personal. Espero poder participar en otras exposiciones colectivas en un futuro próximo, donde se podrán ver y adquirir mis trabajos.