GENNADIY ULIBIN, LA BELLEZA SIEMPRE GANA

Sus cuadros producen asombro. Primero empiezas dudar si es una foto o un cuadro. Luego la duda se transforma en admiración por el talento, la profundidad y el gusto exquisito del pintor. Gennadiy Ulibin tiene 39 años. El internet nos da solamente una biografía pobre: se graduó en la Academia de Arte de San Petersburgo, sus primeros trabajos fueron adquiridos por The Finley Collection of Russian Art de Estados Unidos, colabora con las galerías prestigiosas y participa en los Festivales Internacionales de Arte Contemporáneo y en las exposiciones de muchos países del mundo. Y esto es todo. Pero hemos querido saber más sobre el hombre, creador de estos cuadros. Y él nos dio esta oportunidad.

— Gennadiy, cualquier trabajo de un artista es como si fuera un mensaje al mundo. ¿Cree usted, que la gente entiende lo que quiere decir con sus obras? — Dado que cada persona es distinta, pues entiende de diferente manera. Algunos no van más allá de la percepción superficial, pero otros se sumergen completamente en el mundo que yo muestro a través de mis trabajos. Están basados en el perfeccionamiento de uno mismo, conocimiento de su potencial interior y la armonía con el universo. El hombre es lo más complejo que hay en la tierra y el potencial de las posibilidades humanas es mucho mayor del que solemos utilizar en la civilización actual.

— Los museos muestran un gran interés hacia sus trabajos. ¿Qué ambiciones tiene usted en este sentido – Hermitage, Museo del Prado? — Los museos empiezan a mostrar su interés. Por ejemplo en Barcelona es posible ver mis trabajos en Museo Europeo de Arte Moderno (MEAM). No voy a ser modesto y diré, que los cuadros se pintan para ser vistos. Y no tengo dudas de que mis trabajos serán expuestos en los museos más grandes del mundo. Esto es tan solo cuestión de tiempo.

— La tendencia de sus trabajos se llama Hiperrealismo, ahora está de moda. ¿Sabe usted por qué? — Estoy obligado a llamar a mi estilo de trabajo hiperrealismo, para identificarse de alguna manera entre las tendencias existentes. Crear la imagen más realista no es el objetivo final para mí. Es un instrumento de mi lenguaje artístico, del cual yo perfecciono día a día. Referente la popularidad diré, que las personas desde el nacimiento están genéticamente bendecidas con la capacidad de percibir la belleza, ver la armonía y distinguir lo bello de la fealdad. No importa cómo quieran convencer a la gente de que cualquier pintarrajo es una obra de arte, simplemente porque se encuentra en un museo, esto no funcionara. La belleza siempre ganara y, como ya se sabe, salvara el mundo.

— ¿Se puede saber cuánto tiempo le lleva la creación de un cuadro? — Todo depende de cómo es el cuadro. A veces un mes, a veces tres o más. A veces trabajo con varios cuadros a la vez. Ahora mismo, por ejemplo, estoy trabajando en un cuadro, que empecé hace un año y medio. — ¿Desde cuándo usted vive en Sevilla y por qué ha elegido esta ciudad? — Ya llevo en España 13 años. No es que yo hiciera la elección, como dicen, históricamente ocurrió así. Me gusta.

— ¿No le ofende cuando su trabajo realizado en óleo sobre lienzo, sean tomados por un photoshop? — Sobre esto tengo sentimientos muy contradictorios. Por un lado, para mí, me parece un cumplido y por otro, me parece una demostración de falta de fe en las capacidades humanas. Para la gente es más fácil creer que están siendo engañados, en vez de ver que realmente es óleo sobre lienzo. Eso es triste. Gran parte de lo que muestro en mis trabajos, no existe en la realidad. También tengo cuadros y gráficos, en los que todo está creado por la imaginación. En general, es imposible de fotografiar, sólo se puede dibujar.

— ¿Delante de cuales pintores clásicos y contemporáneos usted se quita el sombrero? ¿Existe algún artista cuyo talento sea absoluto para usted? — Admiro las esculturas de Miguel Ángel y la arquitectura de Gaudí, me encantan los trabajos de Rembrandt, Velázquez, Vrubel y Klimt. Se me ocurren decenas de nombres, cuyos trabajos admiro. Sin embargo, los quien más influencia tuvieron en mi formación como pintor son Ilya Repin, Serov, Semiradsky, Kramskoi y otros maestros de la escuela realista rusa.

— Las mujeres, que vemos en sus cuadros, son pura perfección. ¿Está casado con una mujer hermosa, parecida a la que pinta? — No estoy casado.