Greenline Hybrid, el futuro es de los híbridos

La industria de los vehículos híbridos no deja de crecer con cada año, ganándose nuevas posiciones en el mercado mundial. Las principales ventajas de los híbridos es que son ecológicos, económicos y cuentan con un rendimiento mejorado. Pero si los coches híbridos tienen un inconveniente importante, ya que necesitan recargar la batería, los yates híbridos, a su vez, están equipados con paneles solares, mediante los cuales se realiza la recarga cuando no están parados en el puerto.

¡En efecto, las innovaciones y la revolución de los híbridos también ha afectado al sector de la construcción naval! Y en el pionero de este segmento se ha convertido la empresa Greenline Hybrid. Hace poco, en España, en el Port Ginesta de Castelldefels abrió sus puertas la oficina exclusiva de ventas del fabricante de yates híbridos. A día de hoy Greenline es la mayor flota de híbridos del mundo. El primer yate abandonó el astillero en el año 2009 y desde entonces se han fabricado cerca de 700 barcos nuevos. Hemos tenido la oportunidad de conversar con los copropietarios de la sucursal española Greenline Hybrid, Anatoli y Artiom sobre las principales ventajas de los yates híbridos.

¿Por qué habéis decidido abrir la oficina Greenline Hybrid en España?

Artiom. Simplemente nos hemos fijado en que ya llevamos casi un cuarto del siglo XXI y, sin embargo, el segmento de las embarcaciones a motor sigue siendo igual que en el siglo XX. De esta forma, tras valorar las perspectivas de la tecnología ofrecida y las ventajas competitivas de Greenline, hemos ofrecidos al astillero llevar a cabo el concepto de centro nacional para ventas y servicio. Es decir, nos hemos comprometido a encargarnos del marketing nacional de la marca y crear una cadena de sucursales por toda España, sobre todo en las zonas donde el uso de los barcos híbridos tendría una mayor repercusión. Y en cuanto a Greenline respecta, creemos que la mayor ventaja es el ahorro de combustible y la protección del medioambiente.

¿Qué es lo que os atrae personalmente a vosotros de la idea de yates híbridos?

Anatoli. La posibilidad de elección: se puede navegar sin ruido ni emisiones, disfrutar del mar plenamente, por ejemplo, en modo velero o, si lo desea, activar el modo diésel y llegar rápidamente a su destino. Es decir, se trata de lo mejor de los dos segmentos: el silencio de un velero y la velocidad de un yate a motor.

Artiom. Creemos que el futuro del segmento de los yates familiares es precisamente esta tecnología. Es decir, un 20-30 por ciento del número total de barcos, diseñados para unas tranquilas y pacíficas vacaciones en familia sobre agua, son ideales para esta tecnología. Personalmente a mí siempre me ha molestado el ruido del generador y el olor del escape, ya que lo que se busca es disfrutar de los sonidos naturales del mar y la naturaleza, puesto que los sonidos artificiales de los distintos aparatos y mecanismos están presentes en mi vida desde la mañana hasta la noche.

¿De cuántas representaciones disponéis en España?

Artiom. Hasta la fecha disponemos de oficinas de representación en Mallorca, Galicia, Valencia y Murcia. Antes de finalizar el año tenemos planeado realizar un viaje por las costas y puertos náuticos para hallar a personas afines en el segmento marítimo para la creación de otras oficinas. El término personas afines en dicho contexto es fundamental, ya que en la comunicación con nuestros colegas a veces percibimos un cierto grado de escepticismo. Pondré un ejemplo, a principios de los años 2000, la idea de un coche de motor híbrido significaba para un 90% de los automovilistas algo sacado de la ciencia ficción. Ahora, en cambio, cualquier taxista de Barcelona le podrá explicar fácilmente sobre todos los beneficios de un coche con motor híbrido, aparte de que por la ciudad ya circulan buses con enormes letras “híbrido”. Y todo el mundo lo da por sentado.

Los yates híbridos son una de las mayores inversiones en el segmento de los yates. ¿Merece la pena?

Anatoli. Desde mi punto de vista los riesgos se justifican: los yates de la empresa Greenline fueron recibidos en el mercado con gran entusiasmo, ganándose rápidamente los corazones de un gran número de navegantes en Europa, y más tarde en Asia, Australia y América. Desafortunadamente, dicho segmento del mercado se va desarrollando muy lentamente desde el punto de vista tecnológico, muchos de los fabricantes del mercado siguen produciendo hoy en día casi los mismos yates que hace 20-30 años, cambiando básicamente solo el diseño. Si nos fijamos en cómo ha cambiado durante estos años, por ejemplo, el mercado de la automoción, veremos que tecnológicamente hay una gran diferencia entre los coches de hoy en día y los que se fabricaban hace 10 años, sin hablar ya de los que se fabricaban 20-30 años atrás. Y esto se debe a que el mercado de los yates es mucho menos masivo y las inversiones que llegan a este segmento son muy limitadas. Por ello considero que invertir en las tecnologías híbridas de Greenline es un gran paso para nuestro segmento, y espero que otros astilleros sigan este ejemplo en un futuro próximo.

¿Cuál es la base de la tecnología híbrida de las embarcaciones de Greenline Hybrid?

Anatoli. La tecnología híbrida de Greenline se basa en tres componentes principales: los paneles solares, las baterías de iones de litio de alta capacidad y los motores eléctricos. Individualmente, dichos componentes llevan mucho tiempo disponibles en el mercado, asimismo, existe todo una serie de compañías que ofrecen estos componentes.

Entonces, ¿en qué radica el saber hacer de Greenline?

Anatoli. En primer lugar, somos la primera y hasta la fecha única empresa que incluye de fábrica todos estos componentes en los barcos, y no por separado, sino como un sistema coherente que constantemente está siendo mejorado por nuestros ingenieros. Actualmente ofrecemos la tercera generación de sistemas híbridos. Y en segundo lugar, la peculiaridad de este sistema es que ambos motores: eléctrico y diésel están situados en el mismo eje. Nuestro astillero, además, cuenta con una patente para el sistema de engarce, que permite cambiar entre la tracción diésel y eléctrica.

 ¿Qué es lo que atrae principalmente a las personas de los barcos híbridos?

Anatoli. En mi opinión, principalmente es su comodidad: a bordo de cualquier yates de Greenline, le dará la impresión de que se encuentra a bordo de un barco mucho más grande. Además, se le brinda la posibilidad de utilizar todos los electrodomésticos como en casa: desde una nevera de tamaño normal hasta el aire acondicionado y microondas. Y por otro lado, está la sensación de navegación silenciosa y el hecho de que al anclar en una bahía de agua cristalina, ni usted ni sus hijos no tendrán que nadar en una mancha de escapes de diésel, que suele rodear a los barcos con motor diésel, y además la bahía quedará igual a cómo se la encontró antes de su visita.

¿Cuántos modelos de barcos ya han sido fabricados? ¿En qué se diferencian los unos de los otros?

Anatoli. Actualmente ofrecemos 4 modelos de embarcaciones de hasta 50 pies de eslora: 33, 39, 40 y 48, y tres modelos del segmento de barcos superiores a 50 pies, Greenline Ocean Class: 57, 65 y 70 pies, respectivamente. Asimismo, para el próximo año se planea el estreno de dos nuevos modelos.

Las principales diferencias entre los modelos de hasta 50 pies es, en primer lugar, la cantidad de ejes y motores, respectivamente. Los modelos 33 y 39 poseen un solo eje, y 40 y 48 dos. La otra diferencia deriva directamente de las dimensiones de la embarcación, y se trata de la distribución del interior: en el modelo del segmento de iniciación: Greenline 33, cuenta con un amplio salón y un gran camarote, mientras que los modelos 39 y 40 cuentan con dos camarotes, y en el modelo 48 hay tres; asimismo, el modelo 48 dispone de tres baños. Y en la próxima edición del salón Boat and Yacht Show de Cannes, que tendrá lugar en septiembre, presentaremos un nuevo yate híbrido, el GREENLINE 65 OCEAN CLASS.

¿Es más caro el mantenimiento de los yates híbridos que de los normales?

Artiom. Más barato, naturalmente, aunque dicho factor depende directamente del uso que se le da a la embarcación. Veamos un ejemplo concreto: se sabe que un 80% de los propietarios de barcos de la Costa Brava usan sus embarcaciones para excursiones con una duración de un día a lo largo de la costa con la intención de anclar en una pintoresca bahía y pasar el día con la familia disfrutando de la belleza del paisaje y conversación con amigos y familiares. Un Greenliner es capaz de salir de Palamós, llegar a Begur y volver empleando solamente el motor eléctrico, pasar allí un día normal, es decir, usar un refrigerador estándar repleto de bebidas y snacks, puede freír las gambas, ver un partido de fútbol, cargar su teléfono y echarse una siesta en el camarote con aire acondicionado. Y lo más importante es que no tendrá que prender el generador, del cual ni siquiera se dispone a bordo, y por ello se exenta de vibraciones, ruidos y olores a diésel cancerígeno. Dicho de otra forma, el propietario economizará considerablemente en combustible. La situación ideal sería poder volver con viento a favor. Dicho en otras palabras, tal vez el barco vuelva con el motor diésel encendido, pero llegará a puerto con la batería cargada.

Es decir, nuestros barcos ofrecen un nivel de confort distinto, tanto a nivel emocional por comprender que cuidamos del medioambiente como comodidad personal por sentirnos en un megayate de clase premium.

¿Producís yates sobre el pedido de los clientes o ya disponéis de modelos acabados que esperan a su comprador?

Artiom. Es imposible vender un barco sin mostrarlo y salir a mar abierto. Por eso siempre disponemos de barcos en stock. Aún no hemos tenido ningún cliente que haya quedado indiferente con el hecho de navegar por mar a 6,5 nudos prácticamente en silencio. Actualmente en el Port Ginesta ofrecemos el Greenline 40. Se trata de un barco espacioso de dos motores, diseñado tanto para trayectos largos como paseos locales por mar.

¿Se puede adquirir un yate Greenline sin tecnología híbrida?

Artiom. Eso es justamente lo que hizo un 20% de los compradores. Para nosotros se trata de una cifra muy importante, porque por un lado se confirma que una gran mayoría de personas invierte su dinero en la protección del medioambiente, y por otro, el diseño de nuestros barcos resiste a la competencia del mercado habitual.

Los navegantes destacan impresionados que nuestros barcos gracias a su anchura (por ejemplo, el Greenline 40 tiene un ancho de 4,25 m) son increíblemente ergonómicos y espaciosos. También les atrae la tecnología de fabricación del casco, la cual ahorra considerablemente en combustible.

¿Por qué cree que en España se prevé un crecimiento de los barcos híbridos?

Artiom. Para lograr la mayor eficiencia posible del yate híbrido es imprescindible analizar el uso que se le da a su barco. Si el 80% representa paseos de uno o dos días a lo largo de la costa, entonces en Greenline encontrará su yate ideal, ya que en este caso logrará ahorrar muchísimo.

En España existen fiordos en el territorio de Galicia y el País Vasco, donde ya se están utilizando nuestros barcos, también está Sevilla y su Guadalquivir, donde también está de moda tener un barco híbrido, también están las islas Baleares y la espectacularmente hermosa Costa Brava. En resumen, este maravilloso país cuenta con muchísimos lugares en los que poder disfrutar de apacibles paseos en barco, a la par que se protege el medioambiente y se ahorra en gastos, y por ello confiamos plenamente en el crecimiento de la popularidad de la marca. Además, actualmente los yates de Greenline están presentes en todas las costas de España, así que la intención principal es básicamente expandir nuestra presencia.