Irena Ponaroshku, la marcadora de tendencias

Hace medio siglo para convertirse en el locutor de la televisión central de Rusia requería mucho esfuerzo: los candidatos debían contar con un diploma de filólogo bajo el brazo, y por ende dominar perfectamente el idioma ruso, poseer dotes oratorias y de dicción. Actualmente, sin embargo, los requisitos para ser periodista de televisión son muy distintos: ahora lo importante es el carisma. E Irena Ponaroshku lo tiene de sobras.

irena-ponaroshku1

La llamativa y excéntrica Irena Ponaroshku es una brillante personalidad del mundo del espectáculo de Rusia, una blogger de moda influyente y partidaria del estilo de vida saludable.

La carrera de Ponaroshku, cuyo nombre real es Irina Vladímirovna Filippova, comenzó cuando tenía 16 años. La joven superó el casting para participar en un programa llamado ‘12 espectadores enojados’, análogo ruso del programa norteamericano ‘12 Angry Viewers’. Después del rodaje el redactor del programa le ofreció el puesto de asistenta de una de las presentadoras del canal. Y es allí cuando su vida da un vuelco. El canal de televisión MTV le ayudó a creer en sí misma y a desarrollarse profesionalmente. Ella trabajó en el canal de música durante 10 años, un período en el cual pasó de ser una joven totalmente desconocida a convertirse en uno de los rostros de los medios de comunicación más reconocidos de Rusia. En el año 2009 los lectores de la prestigiosa revista masculina rusa ‘Maxim’ coronaron a Irena en el puesto número uno de la lista de las “100 mujeres más sexies del país”. En 2011 Ponaroshku se convirtió en madre, pero supo compaginar el trabajo y la vida familiar con éxito, educar a su pequeño y seguir forjando su carrera, conservando a la vez un aspecto perfecto. Irena afirma que el principal secreto de su belleza es el yoga y el vegetarianismo, así como la capacidad de seguir siendo ella misma.

stil-irena-ponaroshku3

La experimentación con los looks forma una parte esencial en la profesión de la presentadora. Sin embargo, mientras que en la pantalla se la ve llamativa y excéntrica, en la vida cotidiana Irena Ponaroshku es, sobre todo, femenina, aunque también es cierto que cambia sus looks con gran facilidad, pasando del estilo formal al sensual y del casual al chic.

stil-irena-ponaroshku

Sea como sea, ni la propia presentadora se atreve a describir su estilo. Ella escoge vestidos según su estado de ánimo. Antes su armario estaba repleto de zapatillas, pantalones anchos y vestidos de estilo deportivo. Ahora, por el contrario, Irena opta por la naturalidad y la comodidad. Es por ello que su imagen diaria está compuesta por camisetas con cuello de cisne, faldas, vestidos y pantalones de corte sencillo. Para aportar detalles llamativos a sus looks de diario, Irena combina camisas sobrias con faldas vistosas y pantalones clásicos con blusas o americanas coloridas. A la presentadora de televisión le encantan las camisetas con cuello de cisne y las faldas por debajo de las rodillas. Además, Ponaroshku es muy cauta a la hora de elegir los accesorios y adornos, en sus looks nunca se excede con ellos.

stil-irena-ponaroshku

Para las presentaciones y las fiestas Ponaroshku no teme experimentar con colores y texturas, aunque a menudo opta por vestidos largos de tipo A y faldas acampanadas. También suele escoger colores llamativos y sarafanes largos. Irena Ponaroshku siempre halla una excusa para verse coqueta. Le quedan realmente bien los vestidos largos hasta el suelo, los zapatos de tacón alto y los peinados con ligeras ondulaciones. Para las alfombras rojas la presentadora opta por vestidos largos y lujosos, pero jamás se puede hablar de excesos o mal gusto, ¡Irena siempre luce ideal!

stil-irena-ponaroshku7

stil-irena-ponaroshku6

Tal vez el mayor secreto de Ponaroshku sea que no intenta imitar a nadie, sino que trata de ser ella misma y expresar su estado de ánimo a través de sus atuendos. Irena tampoco precisa de ayuda de los estilistas profesionales si no se trata de un rodaje o una sesión de fotos.

stil-irena-ponaroshku

A lo largo de toda su carrera de presentadora, Irena ha presenciado el trabajo de tantos estilistas que ahora ella misma puede dar consejos. Precisamente es por ello que el número de suscriptores en su cuenta de Instagram supera los 700 mil, y su fama ya ha traspasado hace tiempo las fronteras de Rusia.