Rusia 2018: el torneo de ensueño

Rusia es el país más extenso del mundo y que cuenta con más de 140 millones de habitantes, más de la mitad de los cuales son seguidores de fútbol. La Copa Mundial de la FIFA 2018 Rusia™ es un fenómeno de increíble magnitud y una prueba real de que no existe nada más unificador creado por el hombre hasta ahora que este, a primera vista, sencillo juego a la pelota. El campeonato unirá los 190 pueblos residentes en Rusia y cerca de 2.000 procedentes de todo el mundo.

Historia de futbol ruso

El fútbol en Rusia, al igual que en el resto del mundo, es el deporte más popular. Hace más de cien años que este juego, introducido por los allegados ingenieros británicos en la década de los 1910, se extendió rápidamente por todas las provincias y condados de Rusia, convirtiéndose no solo en un entretenimiento, sino en una parte esencial de la cultura nacional del país.

Los primeros partidos de fútbol tenían cita en las principales plazas y terrenos baldíos rurales entre trabajadores de fábricas, escuelas y sociedades profesionales y deportivas.

A principios de la década de los años 1930 casi todas las ciudades contaban con uno o más clubs reputables, que además participaban en distintos torneos. El equipo nacional de la ex-República Soviética se formó en el año 1923, pero no participó en los torneos internacionales de élite hasta 1952, el año de los Juegos Olímpicos de Helsinki; logrando varias medallas de oro en las Olimpiadas de Melbourne del año 1956. La selección de la URSS llegaba a sus primeras finales de una Copa del Mundo en el año 1958.

La idea unificadora

El fútbol es mucho más que un deporte. Para los países anfitriones, la Copa Mundial de Fútbol se ha convertido en un escaparate de sus logros, los cuales el mundo examina con mucho detenimiento. Una Copa del Mundo sirve de estímulo para el progreso: construcción de estadios, desarrollo del fútbol, turismo, medios de transporte, hostelería, tecnologías de telecomunicación y lanzamiento de programas sociales.

Rusia es un país de profusas tradiciones deportivas y una amplia experiencia en la celebración de prestigiosos torneos internacionales, incluido el fútbol. En el año 2008 Moscú acogió la final de la Liga de Campeones (en “Luzhniki”, disputada entre el Manchester United y el Chelsea); en el año 2013, en Kazán, se celebró la Universiada y en 2015 el Campeonato Mundial de Natación; en 2014 Sochi acogió las Olimpiadas y el Gran Premio de Rusia de Fórmula 1, y en 2016 en Moscú y San Petersburgo tuvo cita la Copa Mundial de Hockey sobre Hielo.

Todos estos acontecimientos reúnen a los rusos, permitiéndoles animar a su país y enorgullecerse no solo de sus logros en el deporte, sino también de la calidad de organización de estos eventos, así como la accesibilidad y cordialidad de las estrellas del deporte rusas e internacionales. 

La Copa Mundial de la FIFA 2018 no se celebrará solo en una o dos ciudades, sino que abarcará a 11 ciudades rusas. En vísperas de este torneo mundial, el fútbol se convertirá en una potente idea unificadora para todo el país. En las celebraciones, que se llevarán a cabo en todas las ciudades organizadores, tomarán parte deportistas, políticos y artistas destacados. Porque todos ellos tienen una cosa en común: la pasión por el fútbol.

El país de los descubrimientos turísticos

Rusia es un país donde se pueden hacer verdaderos descubrimientos turísticos. Con cada año la infraestructura y los lugares de interés históricos, naturales, arquitectónicos y culturales atraen a más viajeros. En 2015, San Petersburgo, reconocida obra arquitectónica y cultural del mundo, ocupó la 17.ª posición del ranking internacional Traveller’s Choice como una de las mejores destinaciones turísticas. La ciudad de Kazán ocupa la octava posición del mundo entre los destinos en desarrollo. Entre las diez mejores destinaciones rusas se encuentran siete de las ciudades organizadoras de la Copa Mundial: San Petersburgo, Moscú, Kazán, Ekaterimburgo, Kaliningrado, Sochi y Nizhniy Novgorod.

Todo para los aficionados

En todos y cada uno de los programas preparativos, sin excepción, el protagonista indiscutible es el aficionado. Durante la celebración de la Copa Mundial está previsto cancelar el régimen de los visados para los titulares de entradas a los partidos. Los aficionados podrán llegar gratuitamente a los estadios, dispondrán de un cómodo sistema de navegación y una zona especialmente reservada para los aficionados, donde se proyectarán gratis todos los partidos en una gran pantalla. Este tipo de plataformas estarán disponibles en muchas de las ciudades, desde la frontera occidental de Rusia hasta Siberia y el lejano Oriente.

Patrimonio

La Copa Mundial es un rico legado para el país. Las competiciones de semejante envergadura aportan grandes beneficios al país anfitrión no solo durante un mes o temporada, sino durante años e incluso décadas. El legado material son los estadios modernos, en los cuales más tarde se celebrarán partidos de clubs locales y equipos internacionales, así como carreteras, aeropuertos y hoteles.

En términos intangibles la Copa del Mundo sirve de catalizador para despertar el interés hacia el fútbol y el deporte en general, convirtiéndose en la mejor publicidad del estilo de vida saludable. Además, este torneo, que promueve la idea del coaching, sirve como plataforma para el intercambio de opiniones entre los expertos. Se trata de un gran punto de partida para todo aquel que desee hacerse una carrera en gestión deportiva o voluntariado. Es una prueba de los más avanzados sistemas de gestión. Al fin y al cabo, la Copa Mundial es una oportunidad única para mostrar al mundo la hospitalidad, generosidad y confiabilidad del país sobre el cual recayó la gratitud y responsabilidad de convertirse en su anfitrión.

Todo por el fútbol

Los clubs profesionales son el orgullo y objeto de culto de cualquier ciudad o región. Y, no en última instancia, el estímulo para el desarrollo del deporte infantil y juvenil.

El torneo “Balón de cuero”, antaño de la URSS y ahora de Rusia, celebró en 2014 su 50 aniversario. Cada temporada en él participan cerca de 600.000 jóvenes futbolistas: niños y niñas, y alrededor de 40.000 equipos de todo el país.

El fútbol es un deporte de masas: cualquiera puede jugar al fútbol amateur, fútbol siete, fútbol sala, fútbol playa y fútbol femenino. Cada año en Rusia se celebran decenas de torneos de todas las modalidades y niveles de fútbol.

La Copa del Mundo no solo dejará tras de sí una infraestructura desarrollada y preparada para acoger competiciones tanto a nivel profesional como de aficionados, sino toda una generación de adolescentes que pudieron ver a sus ídolos en vivo y obtuvieron una gran motivación por convertirse en futbolistas.

 

www.welcome2018.com
www.fifa.com
www.ru.fifa.com