La fábrica de relojes Petrodvorets Raketa

La fábrica de relojes Petrodvorets Raketa es una de las cinco manufacturas del mundo en cuyas instalaciones se fabrican absolutamente todas las piezas de sus relojes, así como la pieza más importante de un reloj: el resorte regulador, un fino muelle en forma de espiral que se emplea en la fabricación de mecanismos precisos. La fábrica almacena grandes cantidades de aleación, a partir de la cual se fabrican las espirales. En Suiza tan solo unas pocas empresas disponen de la tecnología de fabricación del corazón del reloj, el resorte regulador, a las cuales todas las demás firmas independientes se ven obligadas a comprar piezas. Algunas de estas empresas suizas también adquieren una parte sustancial de sus piezas para los mecanismos de sus relojes en la fábrica rusa Raketa, aunque no hacen alarde de ello.

Petrodvorets Watch Factory

La fábrica Petrodvorets no solo representa a las tecnologías de producción de mecanismos y piezas de reloj únicas en su especie; sino también una rica historia: la manufactura rusa tiene casi 300 años. A lo largo de su existencia la empresa tuvo sus altibajos hasta el año 2009, momento en que comenzó una nueva página en la historia de Raketa. Y según el presidente de la junta directiva de la fábrica, Jacques von Polier, los relojes de la fábrica Petrodvorets se convertirán en un símbolo importante del país en pocos años. Y es que la fábrica ha participado literalmente en la creación de la historia de Rusia.

Petrodvorets Watch Factory (8)

Historia de la fábrica

 

Por encargo del emperador Pedro I de Rusia, en el año 1721 comenzó en Peterhof la construcción de la fábrica de tallados, la primera empresa especializada en el procesamiento de piedras preciosas y semipreciosas. Como consecuencia, es precisamente en la fábrica imperial de Peterhof, más tarde convertida en la fábrica de relojes Petrodvorets, donde fueron creadas las joyas de la corona imperial de Catalina II la Grande.

La fabricación de los relojes, que no estaba enfocada a la gran escala, comenzó en la fábrica a finales del siglo XIX. Pero de pronto había comenzado la Revolución de Octubre de 1917 y la fábrica de tallado de Peterhof fue reestructurada como una fábrica para la creación de piedras técnicas precisas para la fabricación de distintos mecanismos, incluyendo los relojes militares para el Ejército Rojo de la Unión Soviética.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la fábrica se encontraba entre las dos líneas del frente y fue prácticamente destruida; pero, a pesar de los bombardeos, la producción no se detuvo. Para el año 1949, gracias al increíble esfuerzo de los trabajadores, la fábrica fue restaurada casi al completo, y en honor al final de la guerra fueron creados y lanzados los relojes Pobeda (victoria) y Zvezda (estrella). El reloj bajo el sello Pobeda hasta los años sesenta del siglo pasado no solo gozaba de gran popularidad, sino que además era el modelo de reloj producido en masa más fabricado del mundo.

POBEDA_etymology_webEn 1962, en honor al primer cosmonauta Yuri Gagarin, y para conmemorar el primer vuelo tripulado al espacio, la manufactura rusa lanza el reloj Raketa (cohete). Debido a que el reloj fue llevado por el propio Gagarin, este se hace eco en todo el mundo. Y en el año 1965 Raketa recibe la medalla de oro en la Feria Internacional de Leipzig. El movimiento único de Raketa 2609 НА, que se empleaba en la mayoría de los modelos de reloj Raketa, fue reconocido como uno de los más fiables y duraderos del mundo. Los relojes de la fábrica Petrodvorets se exportaban a 38 países del mundo.

Petrodvorets Classic_1989_draft

En los años setenta y ochenta la fábrica se expande, y en sus instalaciones se fabrican cerca de cinco millones de unidades al año. La manufactura de Petrodvorets se convierte en una de las más exitosas y ejemplares del mundo, y cuenta con un equipo de ocho mil empleados. Pero el auge dura poco.

A principios de los años noventa, tras el derrumbamiento de la Unión Soviética, la fábrica, que no estaba preparada para las relaciones mercantiles, pasó tiempos difíciles. En los edificios de las fábricas de relojes ahora había oficinas, y el mercado fue inundado con relojes de plástico chinos. Las fábricas de relojes rusas quedaron al borde de la quiebra, y la mayoría de ellas simplemente cerraron.

Hasta el año 2009, la fábrica Petrodvorets pudo sobrevivir gracias a los pedidos de los clientes fijos: instituciones gubernamentales y estructuras militares rusas. Y a pesar de las deudas de la fábrica, sus empleados, afortunadamente, pudieron preservar la exclusiva tecnología de producción de los mecanismos y la maquinaria.

La nueva era de Raketa

En el año 2009, se pone en contacto con Jacques von Polier, conde francés de herencia rusa que se mudó a Rusia en los años noventa, su amigo David Henderson-Stewart, quien le ofrece participar en la compra de la fábrica de relojes Petrodvorets. Antes de eso, David pasa varios años estudiando la industria de la relojería rusa y comprende que la mayoría de las mejores manufacturas han cerrado y que en Rusia solo queda una fábrica que sigue produciendo relojes. Así que le sugiere a Jacques trabajar juntos para salvar la Raketa. El conde francés es atraído por la rica historia de la fábrica, puesto que en aquel entonces aún no era un experto en relojería ni las distintas aleaciones raras, tan necesarias para la fabricación de este tipo de relojes. Los nuevos propietarios de la fábrica crean un fondo de inversión, formado por inversores rusos y extranjeros.

Bajo la dirección de Jacques von Polier y David Henderson-Stewart ve la luz la primera nueva colección de la fábrica a principios de 2011 y la manufactura participa en el salón internacional de Baselworld.

También hubo algunos escépticos: algunos amigos de Jacques le aconsejaban escribir sobre el reloj «Made in Swiss», para evitar el fracaso. Sin embargo, en todos los artículos de la fábrica Raketa se lee «Made in Russia». Y es que realmente todas las piezas del mecanismo del reloj están producidas en la propia fábrica.

Petrodvorets Watch Factory (11)

Hoy en día, la fábrica Petrodvorets dispone de dos talleres. En el primero, el «sucio», se recortan las piezas con las máquinas, y en el segundo, el «limpio», se lleva a cabo el propio montaje de los relojes. Antes del montaje, cada pieza pasa una compleja y exhaustiva inspección de varios niveles. Todo el mecanismo es montado totalmente a mano por los empleados de la fábrica.

El personal de la fábrica no es joven, y determinados trabajos se realizan en equipos soviéticos. A pesar de ello, en la fábrica se crean piezas que nadie más del mundo tiene. Por ejemplo, la espiral y el nudo del volante, que brindan al reloj un funcionamiento preciso, ¡los relojes de la fábrica Raketa no se atrasan ni un segundo!

La fábrica colabora con personalidades famosas e influyentes. Por ejemplo, al equipo de Raketa se ha unido la modelo Natalia Vodiánova, quien ha diseñado una de las líneas de relojes femeninos que se venden bajo el nombre Zvezda (estrella).

zvezda

En 2014 la fábrica presenta un nuevo movimiento llamado Raketa Avtomat, uno de los movimientos más fiables del mundo. En base a este movimiento se fabrican los nuevos relojes Petrodvorets Classic, Zvezda, Polar y Amphibia. ¡Con el último modelo puede sumergirse sin preocupación a una profundidad de 400 metros!

raketa-amphibia-watches (1)

raketa-amphibia-watches (3)

El volumen de producción de la manufactura rusa es de alrededor de cuarenta mil unidades al año de diseños variados: modernos o de estilo soviético. El precio de los relojes Raketa asciende con bastante rapidez. El precio de los modelos simples parte de 150 euros, y el precio de los relojes con gemas incrustadas alcanza los 1.500 euros. Jacques von Polier asegura que a los relojes rusos les precede una buena reputación, Raketa cuenta con clubes de fans en todo el mundo, y los modelos raros de relojes son muy preciados por los coleccionistas. El conde francés está convencido de que a los artículos de la fábrica Petrodvorets les espera un éxito rotundo. Bueno, ¡entonces solo nos queda esperar para verlo! Y a usted le recomendamos fervientemente, si se encuentra de paso por San Petersburgo, no puede dejar de hacer una visita gratuita por la fábrica Petrodvorets.

Petrodvorets Watch Factory (3)

Datos interesantes

1. Las gemas para la corona imperial de Catalina la Grande y la casa Fabergé tienen forma de torres de Kremlin y están hechas de rubíes, las losas de mármol del Mausoleo de Lenin y las piezas de mármol para la Catedral de San Isaac, también fueron fabricadas en la fábrica de tallado de Peterhof, conocida hoy como la fábrica de relojes Raketa de Petrodvorets.

2. Los artículos elaborados en la fábrica se guardan con recelo en los mejores museos del mundo: el Museo del Louvre, el Palacio de Versalles, el Palacio de Sanssouci, entre otros. ¡Y tan solo el Museo Estatal del Hermitage posee cerca de 600 distintas piezas de relojes, producidos en la fábrica Raketa!

3. Raketa cuenta con el mayor archivo de diseños de relojería del mundo. Asimismo, la fábrica conserva un gran número de documentos que datan del siglo XVIII. Los bocetos originales de relojes realizados con acuarela son dignos de un orgullo especial.

4. Una de las particularidades de la fábrica de relojes Raketa es su calendario, que a la medianoche cambia automáticamente el indicador del día siguiente. Los relojes de otros fabricantes cambian el indicador del día entre las doce y las tres de la noche.

5. El crash test de los productos es realizado por los propios empleados de la fábrica, lanzando los relojes desde un metro de altura. Según el reglamento, los relojes Raketa aguantan hasta cinco golpes. En una de estas pruebas fueron lanzados 105 veces y conservaron su aspecto original.

6. El exdirector de la productora de los volados de caracol (las piezas más complejas del mecanismo de un reloj) de la firma Rolex, Jean-Claude Killy, se ha incorporado a la fábrica de relojes Raketa en el año 2012.

7. En 2014, en la fábrica Raketa fue producido el movimiento más grande del mundo. Un enorme reloj de casi 5 toneladas de peso que ahora se encuentra en el famoso centro comercial Detskiy Mir en Lubyanka, Moscú. El reloj posee un movimiento único en su especie. Actualmente, no existe en el mundo un reloj en funcionamiento con unos engranajes de tamaño tan significativo.

Foto: archivo de prensa de la fábrica de relojes Petrodvorets Raketa