Las sombras de la Ciudad Condal

Carlos Ruiz Zafón es uno de los autores más reconocidos de la literatura internacional de nuestro tiempo y el escritor español más leído en todo el mundo después de Cervantes. Sus obras han sido traducidas a más de 50 idiomas.

La carrera literaria de Zafón comienza en 1993, dándose a conocer con ‘El príncipe de la niebla’, que junto con ‘El palacio de la medianoche’ y ‘Las luces de septiembre’ forman ‘La trilogía de la niebla’, y ‘Marina’ en 1998.

Fotografia de Joan CORTADELLAS

En 2001 sale a la venta ‘La sombra del viento’, la primera novela de la saga de ‘El cementerio de los libros olvidados’. Un amanecer de 1945, un muchacho es conducido por su padre a un misterioso lugar oculto en el corazón de la ciudad vieja: ‘El cementerio de los libros olvidados’. Allí, Daniel Sempere encuentra un libro maldito que cambia el rumbo de su vida y le arrastra a un laberinto de intrigas y secretos enterrados en el alma oscura de la ciudad.

Su siguiente novela ‘El juego del ángel’, publicada en el año 2008, se convirtió en el libro más vendido de la historia de España. Tan solo durante la primera semana se habían vendido más de 230.000 copias. La trama de la novela se desarrolla en la turbulenta Barcelona de los años 1920, cuyo personaje principal, un joven escritor obsesionado con un amor imposible, recibe la oferta de un misterioso editor para escribir un libro como no ha existido nunca, a cambio de una fortuna y, tal vez, mucho más.

En la novela el autor nos vuelve a trasportar a ‘El cementerio de los libros olvidados’, lugar en el que da comienzo el complejo y entramado juego del ángel, para ofrecernos una gran aventura de intriga, misticismo y romance trágico.

La tercera novela de la saga de ‘El cementerio de los libros olvidados’ fue ‘El prisionero del cielo’. Los hechos de esta novela tienen lugar en Barcelona en el año 1957, donde Daniel Sempere y su amigo Fermín, los protagonistas de ‘La sombra del viento’, regresan de nuevo a la aventura para afrontar el mayor desafío de sus vidas.

Justo cuando la suerte empezaba a sonreírles, un inquietante personaje visita la librería de Sempere y amenaza con desvelar un terrible secreto que lleva enterrado dos décadas en la oscura memoria de la ciudad.

Al conocer la verdad, Daniel comprenderá que su destino le arrastra inexorablemente a enfrentarse con la mayor de las sombras: la que está creciendo en su interior.

Finalmente, el día 17 de noviembre del año pasado, quince años después del lanzamiento de ‘La sombra del viento’, salió a la venta el último capítulo de esta historia y la cuarta entrega de la saga de ‘El cementerio de los libros olvidados’: ‘El laberinto de los espíritus’. En este libro, una vez más, volveremos a encontrarnos con Daniel Sempere en la Barcelona de finales de los años 1950. Sempere ya no es aquel niño que descubrió un libro que le cambiaría la vida entre los pasadizos de ‘El cementerio de los libros olvidados’. El misterio de la muerte de su madre Isabella ha abierto un abismo en su alma del que su esposa Bea y su fiel amigo Fermín intentan salvarle. Justo cuando Daniel cree que está a un paso de resolver el enigma, una conjura mucho más profunda y oscura de lo que nunca podría haberse imaginado despliega su red desde las entrañas de un complot. Es entonces cuando en su vida aparece Alicia Gris, un alma nacida de las sombras de la guerra, para conducirlo al corazón de las tinieblas y desvelar la oculta historia de la familia; pero, ¿a qué precio?

En cada una de sus novelas, Carlos Ruiz Zafón logra crear unos personajes increíblemente complejos, ya que al familiarizarse con sus obras da la impresión como si los conocieras personalmente. Y Barcelona, tan espléndida y colorida, moderna y amena, en las novelas de Zafón se presenta desde una perspectiva totalmente nueva: tan enigmática, sombría y misteriosa para sus habitantes.

El señor Zafón ha recibido numerosas ofertas de llevar la saga de ‘El cementerio de los libros olvidados’ a la gran pantalla, pero, sin embargo, él sigue siendo reacio a cualquier propuesta. “Jamás habrá una película o serie. Me opongo categóricamente a la escenificación de mis obras. Mis novelas son un tributo a la literatura y la palabra escrita, y su adaptación audiovisual sería una traición. Estos libros son justamente lo que quiero que sigan siendo”, declara el autor.

En sus libros el señor Zafón trata de crear una “simbiosis de géneros”, donde tienen lugar la tragedia, la novela policíaca, las aventuras, las historias de amor y el humor. Por el contrario, los que sí siguen permaneciendo inmutables son los libros y Barcelona.

La ruta de ‘La sombra del viento’

La ruta pasa por los lugares que aparecen en la novela, que van desde el núcleo antiguo hasta los barrios altos de la ciudad, siguiendo los pasos de Daniel Sempere, Julián Carax, Fermín Romero de Torres y otros personajes.

El trayecto comienza en el mismo lugar que la novela: en el Cementerio de los libros olvidados, descrito por Zafón como Museo de ecos y sombras, que es el Centro de Arte de Santa Mónica (1). Subimos unos metros por La Rambla (2), dejamos a la izquierda la estrecha calle de l’Arc del Teatre (2) y seguimos subiendo para girar a mano derecha, donde nos encontramos la plaza Real (4).

Continuando por la calle de Fernando nos desviamos a la calle del Call, atravesamos la plaza de San Jaime y tomamos la calle de la Llibreteria hasta la Vía Layetana, donde giramos a la derecha por la calle de l’Argenteria, que nos lleva a la iglesia de Santa María del Mar (5). Desde la plaza del Borne subimos por la calle Montcada, donde vemos la residencia de Santa Llúcia (6), y en el número 22 nos podemos detener a probar un cava en el local que lleva el mismo nombre.

Volvemos a la Vía Layetana y subimos unos metros antes de girar a la izquierda por la calle de Julià Portet, que enseguida da a la calle de Montsió, en cuyo número 3 encontramos el emblemático restaurante de Els Quatre Gats (7). Cruzamos la avenida de Portal del Ángel y tomamos la calle de Santa Anna (8), donde se encontraba la librería y residencia de Daniel Sempere. Si bajamos por la callejuela de Bertrellans llegamos a la plaza Vila de Madrid, donde se encuentra el Ateneu Barcelonès (9=, uno de los rincones de Barcelona donde el siglo XIX todavía no ha recibido noticias de su jubilación.

Desde aquí tenemos que volver a La Rambla por la calle de la Canuda y dirigirnos hacia la plaza de Cataluña (10) para coger los Ferrocarriles de la Generalidad y subir hasta la parada Tibidabo. Pasaremos por la avenida del Tibidabo, donde vivía la enamorada del joven protagonista, por el colegio Sant Gabriel en el paseo de la Bonanova y por el Palacio Aldaya.