MARIA REIG, UNA MUJER EN CONSTANTE MOVIMIENTO

El nombre de María Reig Moles, presidenta de REIG CAPITAL GROUP, aparece en todas las listas de las personas más ricas de España. Nacida en Andorra ahora es ciudadana del mundo, sus destinos habituales son: Londres, Barcelona o Singapur. Estos son algunos de los negocios que gestiona el grupoinversor: Banca, hoteles, pistas de esquí, inmuebles, ganadería y agricultura entre otros. Nos reunimos con ella en Barcelona para hablar de cómo ve el mundo una mujer como ella, desde su posición, ella intenta que el mundo sea mejor. María no habla de dinero, ella valora más la riqueza de las ideas.

— María, la actual coyuntura económica pasa por una difícil situación. ¿Crees que es mejor poner buena cara a las dificultades con el fin de encontrar buenas energías para salir de esta dificultad?

— Creo que es una cuestión de cambio de actitud, en estos momentos nos da pereza y miedo a hacernos frente a esta crisis extrema, pero deberíamos hacerlo, hemos de tener la capacidad de dar la vuelta a nuestro cerebro. Ahora tenemos que cambiar todo.

— ¿El cambio del que hablas debe ser personal o colectivo?

— Primero debe ser personal y después hay que adaptar las novedades a tu empresa y ésta debe influir en la sociedad. Vivimos en una época donde se valora el talento y las ideas, en la que serán mucho más importantes las ideas que el dinero, el dinero irá en busca de las ideas y su gestión. En 10 años el 50% de las cosas y de las profesiones aún están por inventarlas. Y la subvención es la manera de apoyar el fracaso, no somos conscientes de que lo necesario es escuchar al ciudadano para conocer sus problemas y poder solucionarlos. Otro problema importante en estos momentos es el del maltrato a las mujeres. A todos nos puede pasar pues todos nos podemos enamorar de manera equivocada. — Todavía hoy, en una empresa la mujer con un cargo igual que el hombre, no gana lo mismo que uno de sus  colegas masculinos.

– Para que esto llegue a su fin es preciso que haya una movilización de las mujeres, y veréis como eso cambia. Para todo esto hoy tenemos Internet, cada uno encontraremos a través de él nuestros conductores de opinión, y tendrán el beneplácito aquellos que lo hacen bien, que son claros y transparentes. Han de ser valientes, hoy lo que vale es el valiente con valores. Cada día yo hago de agitadora social, estoy cansada de ver lo que pasa en el mundo. — María tú eres una empresaria y también una líder, fuiste parlamentaria en Andorra y ponente de su Constitución ¿podrías ahora crear un partido político?

— Yo estoy en el grupo Barcelona Global. No es un grupo político, somos gente que hacemos cosas por Barcelona intentado solucionar los problemas que la ciudad pueda tener, aunque muchas veces no tenemos en nuestras manos las herramientas legales para llevarlo a cabo. Estas herramientas están en manos de los legisladores y son los políticos los encargados de usarlas, pero a través de Barcelona Global sí que podemos conocer la opinión de los ciudadanos para ver hacia dónde dirigir nuestros esfuerzos por tener una Barcelona mejor.

— ¿El empresario nace o se hace? — El empresario se hace trabajando mucho y si naces en una familia de empresarios, también es necesario trabajar mucho. En mi caso, si no lo hubiera hecho hubiera corrido el riesgo de que la gente pensara que estoy en la cima de la empresa debido a la situación familiar — ¿Cómo es tu relación con el mundo del arte al que estás ligada por el mundo de las joyas que diseñas en Vasari, tu casa?

— El arte lo veo como una emoción, que me infunde energía y me impacta. Es algo espiritual que llega a mi alma. Por ejemplo este anillo que llevo está diseñado por mí junto con la diseñadora de la casa, a la que expuse la idea y al final se creó esta margarita con unos hilos que parecen fideos.

— En las paredes del salón donde hablamos, hay cuadros de diversos estilos y pintores, como el cuadro de Saura, o una escultura de Valdés por aquí, ¿Vives artísticamente? — Tengo mi jardín, mis perros, los cuadros, las esculturas, todo esto forma parte de una manera de vivir. Me gusta lo oriental, por el tema del Zen, no es sólo una manera de ver las formas, para mí es algo más profundo, y yo, cada día más, estoy en esta manera de vivir la naturaleza.

— El arte del que estamos hablando además de dinero necesita creatividad ¿Por qué ha desaparecido todo esto? — Los actuales intelectuales deberían saber que para tocar música necesitan un director, ir por libre es muy bonito pero tocar juntos suena mejor.