Minamo, pequeño Japón en el corazón de Barcelona

Todo el mundo sabe cuál es el secreto para encontrar un buen restaurante de típica comida nacional: preguntar a los representantes de esa nación cuáles son los sitios que visitan ellos. En esta ocasión hablaremos de Japón. Tal vez en Barcelona no haya muchos japoneses, o simplemente se comportan al estilo japonés: siendo serenos y correctos. Pero en Barcelona hay restaurantes japoneses de sobras. Sin embargo, restaurantes realmente buenos hay pocos. Y establecimientos que preparen auténticos platos japoneses a partir de productos japoneses genuinos hay aún menos.

Y el restaurante Minamo, que se encuentra en la intersección de las calles Consell de Cent y Bruc, es justamente uno de esos pocos establecimientos. Se trata de un pequeño restaurante que cuenta con buen servicio, una extensa carta de vinos, platos curiosos y lo más importante: una excelente calidad de productos.

minamo-restaurante

La primera impresión es magnífica. Uno no hace más que sacar el smartphone y tomar fotografías y más fotografías para llevarse aunque sea un pedacito del mágico jardín de Minamo. Al entrar en el restaurante nos encontramos lámparas colgantes, mesas redondas con orquídeas vivas, una pequeña fuente en el centro del comedor y el murmullo del agua que sustituye a la música. Un ambiente envolvente de sosiego, suave iluminación y para rematar, lo más inusitado, una pared de cristal tras la cual revolotean, duermen o comen trocitos de plátano cerca de un centenar de exóticas mariposas azules.

small-minamo-interior

Minamo apareció en Barcelona gracias a la administración del reconocido y lujoso hotel Alva Park Costa Brava de Lloret de Mar. Y el primer Minamo se encuentra precisamente allí. Para que tanto habitantes de Barcelona como turistas de todo el mundo puedan adentrarse en el fantástico mundo de Minamo, la dirección del hotel creó un pequeño rincón de Japón en el corazón de Barcelona.

El servicio del Minamo de Barcelona es excelente. Seguramente debido a su experimentado equipo. El equipo es sonriente, amistoso, afable y nada importuno. Cada plato y sus ingreredientes se describen con gran profesionalidad y entusiasmo. Asimismo, los camareros desaparecen en el momento preciso pero vuelven a aparecer justo cuando son requeridos, cuando hace falta otra copa, cuchara o solo un poco de atención.

En Minamo solamente se ofrecen sets de degustación: uno al mediodía y dos por la noche. Y no está hecho así por casualidad, ya que así se alivia la agonía en la elección y permite probar todas las sorpresas preparadas en la cocina del restaurante con el fin de consentir nuestras papilas gustativas.

minamo

El set de mediodía se abre con un mini-bol con caldo dashi con cigalas y picatostes de anguila ahumada. El caldo no es caliente, sino tibio. Su suave sabor complementa el magnífico gusto de la anguila, así que no querrás otra cosa más que repetir; pero eso solo es el principio.

Tataki de bonito: siete piezas de lomo de bonito sobre crema de aguacate adornadas con caviar de salmón salvaje con salsa Ponzu. La densa textura del pescado, la presentación y los colores… Todo está calibrado y pensado para que no se le pueda quitar el ojo de encima hasta que no se acabe hasta el último pedacito del producto principal, el bonito.

img_8634

Después llega el turno del yakisoba. La protagonista de este plato es la auténtica carne Wagyu japonesa certificada A5. Incluso aquellos a los que no les guste la carne podrán apreciar el suave sabor de esta carne tan exquisita. Wagyu es un tipo de ternera marmoleada, una carne tan única desde el punto de vista gastronómico que se le puede atribuir tranquilamente el título de patrimonio cultural de la humanidad. Los terneros Wagyu viven en las granjas como si de resorts se tratara. Les hacen masajes, ponen música clásica, alimentan con el mejor grano y a veces incluso les dan de beber cerveza fresca o sake.

Brochetas de pollo teriyaki con espuma de boniato y una espuma ingrávida y dulzona. Unte cada piezas de pollo en la salsa y no deje ni una sola gota, porque si no estará recordándolo con tristeza y tratara de reproducirlo en casa.

img_6937

Ahora el almuerzo llega a su cúspide. En el centro de la mesa se coloca un tazón grande de sashimi, y una vez más destaca la excelente calidad del producto. El atún bluefin o atún de aleta azul, salmón salvaje de Alaska, “flores” de lubina salvaje y perca. Junto al sashimi se sirve un plato de nigiris de atún bluefin, salmón salvaje de Alaska y anguila ahumada, California roll de gamba en panco, makis de atún y piña, y tempura maki de salmón y mango. Al tiempo que ante sus ojos se ralla la auténtica raíz de Wasabi.

2014-10-24-16-00-06

img_8637

Para la cena a los comensales se les ofrecen dos sets: “El sueño de las mariposas” y “Wagyu”. Algunos de los platos de estos sets aparecen en el menú del mediodía, pero otros se sirven solamente para la cena. Ambos sets los abre el plato fantasía de ostra Gouthier con caviar de salmón salvaje, crema de aguacate y aire de mar. Y el tataki de bonito se sustituye por el tartar de atún bluefin con crema de aguacate, espuma de yuzu y caviar de Riofrío. El set de sushi y sashimi es el mismo que al mediodía. En cuanto al menú Wagyu, ya por el nombre queda claro que el protagonista es la carne de Wagyu, que se sirve con setas shiitake y enoki.

Y para culminación de los sets de mediodía y de noche: los postres. Pero no vamos a hablar de ellos, será un secreto para despertar aún más el deseo y la curiosidad de visitar Minamo.

De lo que puede estar seguro es de que en Minamo no se quedará con hambre, e incluso seguramente tendrá que pedir algo para llevar. Además, si se porta bien, incluso les permitirán visitar a las mariposas.

Para resumir, estamos convencidos de que Minamo les sorprenderá. Es un lugar que cuenta con un ambiente realmente fabuloso, ideal para las pequeñas celebraciones familiares, cenas románticas y, por supuesto, para hacer una proposición y escuchar el “sí, quiero”.

Otra particularidad: Minamo es un restaurante que no se hace publicidad. Este establecimiento se suele recomendar solamente a los amigos cercanos como si de algo arcano se tratase. La dirección del restaurantes tampoco se pretende divulgar. Ellos ya conocen la exclusividad de su establecimiento. Tal vez no vaya a encontrar platos complejos allí, sin embargo, lo que realmente determina la calidad de la cocina de Minamo es principalmente la calidad y el origen de los productos que se sirven.

 

Menú mediodía: 58 €
Menú de cena “El sueño de las mariposas”: 98 €
Menú de cena “Wagyu”: 148 €

www.minamo.es