Montmeló: pasión por la velocidad

Кими Райкконен на тестах в августе 2013. Фото aerialf1.comEl epígrafe de la historia del circuito más famoso de España se podría resumir en el proverbio: «No hay mal que por bien no venga». Desde hace tiempo Barcelona pretende conseguir el estatus de capital del automovilismo en España. Este es el objetivo con el cual se construía el circuito catalán, que, finalmente, ha conseguido el nombre oficial de Barcelona-Cataluña, y el no oficial de Cataluña-Montmeló, o simplemente Montmeló. Era el cuarto de Cataluña, y no había seguridad de que iba a albergar las carreras más prestigiosas del mundo, de no ser por el terrible accidente del circuito de Jerez, en el Gran Premio de Andalucía del año 1990, cuando milagrosamente quedó vivo el piloto británico, Martin Donnelly. Aprovechando la estropeada reputación del autódromo en Jerez de la Frontera, Cataluña, con facilidad, ha conseguido arrebatar la celebración del Gran Premio de España, y disputarlo en el nuevo circuito de Montmeló. Así, desde el año 1991, hasta el día de hoy, la fase española del campeonato del mundo de automovilismo de clase Fórmula 1 se celebra precisamente aquí. Además, Cataluña-Montmeló acoge GP2, MotoGP, GT y otras competiciones de circuito.

La distancia de Barcelona a Montmeló es de tan solo 20 km. El primer ladrillo del fundamento del autódromo se puso el 24 de febrero de 1989. El «arquitecto» principal del circuito fue el piloto español Luis Pérez-Sala. En su proyecto, Sala ha utilizado las tecnologías más punteras y las soluciones más idóneas, las cuales se han utilizado en la creación de los circuitos europeos más famosos. Como resultado se ha conseguido un circuito muy bueno, si no ideal, con todas las necesidades y perspectivas cubiertas. Literalmente, desde el primer momento el circuito demostró ser «espectacular y segura». Tras 23 años de su existencia, solamente ha sufrido cambios un par de veces. En 1995, se enderezó la chicana de Nissan, y antes de las carreras de 2007, por motivos de seguridad se reconstruyó por completo la última vuelta.фото aerialf1.com

Ferrari, Williams, Lotus, Red Bull, McLaren y otros reconocidos equipos de carreras han podido correr por la pista catalana. Las verdaderas leyendas del automovilismo han hecho historia precisamente en el autódromo de Montmeló. En este autódromo, el famoso Michael Schumacher es el piloto más exitoso, al haber logrado seis victorias. En el circuito de Cataluña han obtenido victorias pilotos tan reconocidos como: Felipe Massa, Kimi Räikkönen, Pastor Maldonado, Mika Häkkinen. En 2006, Fernando Alonso se convertía en el primer piloto español de Fórmula 1 en lograr la victoria en el Gran Premio de este circuito.

Los pilotos se saben el circuito prácticamente de memoria, debido a que muchos equipos realizan las pruebas de invierno precisamente aquí, es un placer, un clima mediterráneo que brinda con todas las condiciones adecuadas. Saben que en la parrilla de salida se puede acelerar el bólido hasta los 310 km/h, que la primera curva Elf se puede doblar en 3ª velocidad, con una velocidad de 120 km/h, para después acelerar hasta los 165 km/h. En la alargada segunda curva Renault, donde la trampa de gravilla puede aparecer en cualquier parte, lo mejor es tomarla a una velocidad de 195 km/h. Antes de la cuarta curva Repsol lo mejor es soltar el pedal de acelerador para que la aguja del velocímetro baje de 275 km/h hasta los 120 km/h. Tras la recta que lleva al pronunciado ángulo Seat, el estrecho flujo no permitirá acelerar más de 90 km/h. Antes de la curva Würth, séptima a partir de la primera, se puede aumentar la velocidad hasta los 260 km/h; pero la siguiente curva derecha Campsa es bastante peligrosa, aquí lo mejor será no correr mucho. En cambio, tras esta, en la recta Nissan se puede encajar la 6ª velocidad y volar parte del circuito a 295 km/h. La estirada curva izquierda La Caixa se supera a 3ª velocidad, a una velocidad de 100 km/h. Al llegar a la decimosegunda curva, Banco Sabadell, el ritmo aumenta. E aquí llega la brusca penúltima curva a la derecha, la que se puede pasar a una velocidad de 230 km/h. En total hay 16 curvas, y cada una tiene su propio nombre.

En resumen, en Montmeló, los equipos realizan pruebas a consciencia, ya que este circuito reúne en sí todo tipo de variedad en curvas que se pueden ofrecer en la «categoría reina del automovilismo», desde las peligrosos y lentas, hasta las más técnicas y de velocidad. Si el bólido fue rápido en Barcelona, entonces será lo suficiente competitivo en el resto de circuitos del calendario de competiciones de la Fórmula 1.

TTX

Capacidad: 104.000 espectadores

Gran Premios realizados: 23

Longitud circuito: 4,655 km

Distancia recorrido: 307,104 km

Cantidad vueltas: 66

Cantidad curvas: 16

Vuelta récord en este circuito: 1:21.670 (Kimi Räikkönen, Ferrari, 2008)

Precio billete: 144 a 424 euros. Entrada gratuita para niños hasta los 6 años, si no ocupan asiento.

Página web oficial: www.circuitcat.com