Montmeló: velocidad y pasión

La etapa española del campeonato mundial de carreras automovilísticas de clase Fórmula 1 se lleva celebrando en el Circuito de Barcelona-Cataluña de Montmeló desde el año 1991. Asimismo, el trazado acoge un gran número de competiciones como GP2, MotoGP y GT, entre otras.

Montmeló se encuentra a tan solo 20 kilómetros de Barcelona. Los cimientos del circuito se fundamentaron el día 24 de febrero de 1989, cuyo principal “arquitecto” fue el piloto español Luis Pérez-Sala. En su proyecto, el piloto empleó las soluciones y tecnologías más avanzadas, las mismas que se utilizaron en la creación de las pistas más reconocidas de Europa. El resultado ha sido un circuito ideal, o al menos uno que, sin duda, se acerca al máximo a la perfección, disponiendo de todas las calles de boxes necesarias y una buena panorámica. Desde las primeras carreras el circuito ha sido mundialmente reconocido como absolutamente asombroso y seguro. Hemos conversado con el señor Joan Fontseré, director del Circuito de Barcelona-Cataluña, acerca de la evolución del mismo, sus adversidades y remodelaciones, sobre los pilotos y las competiciones de Fórmula 1 y MotoGP.

Desde el año 1991 y hasta la actualidad las carreras de la etapa española del campeonato mundial de Fórmula 1 se celebran en el Circuito de Barcelona-Cataluña. ¿Qué ha cambiado en el circuito desde entonces?

Diría que muchas cosas. En los últimos 26 años hemos podido apreciar cómo han ido evolucionando los componentes deportivo y comercial de las carreras, así como su seguridad en las pistas. Y, naturalmente, hemos observado cómo ha ido cambiando el panorama del deporte en un país como España, donde el protagonismo siempre lo acaparaban las tradiciones. Pero con la aparición de Fernando Alonso hemos logrado unos resultados inesperados y un mayor número de espectadores. De modo que esta revolución ha hecho que el circuito se convierta en uno de los principales ejemplos a seguir. En primer lugar, gracias a los propios seguidores y su pasión por los deportes automovilísticos.

¿Cuál es la principal diferencia entre el Circuito de Barcelona-Cataluña y las pistas de Fórmula 1 de otros países?

Creo que cada circuito tiene algo especial, único e incomparable. Cada uno de ellos aporta su granito de arena a la historia de las carreras. El circuito de Montmeló es universal, dispone de una recta prolongada y unas curvas cerradas y rápidas, así como distintas complejidades planimétricas. Sus peculiaridades son la suma de las tradiciones, estrategias, niveles de organización y equipos participantes del Gran Premio. Al mismo tiempo, la exclusividad del circuito de Montmeló se debe a su proximidad con Barcelona y a las favorables condiciones climáticas de la región.

Se comenta que el mayor problema del circuito es que resulta casi imposible adelantar en él. ¿Qué nos puede decir al respecto?

La verdad es que no dispongo de suficientes conocimientos técnicos acerca del circuito, ya que mi formación no es técnica. Pero creo que todo esto son meros puntos de vista, ya que cada pista tiene sus propias peculiaridades. Lo único que puedo decir es que adelantar en Montmeló es mucho más fácil que en el circuito de Mónaco. Todo en este mundo es relativo, incluso los adelantamientos en Montmeló.

En los 25 años de existencia del circuito, la pista ha sido remodelada en tan solo un par de ocasiones. ¿Tenéis prevista alguna otra modificación en un futuro próximo?

Cada año realizamos renovaciones, reconstrucciones y restauraciones de todo tipo. Este año hicimos una remodelación importante en la curva número 12: hemos añadido una chicana para las motos, la misma de la que ya se disponía para la Fórmula 1. Todos los cambios que se realizan en la pista se hacen en favor de la seguridad de los pilotos.

Hemos oído hablar de que muchos equipos realizan sus pruebas de invierno en el Circuito de Barcelona-Cataluña. ¿Qué es lo que les atrae de la región y el propio circuito?

Barcelona es un destino internacional, al menos cuando hablamos de las aerolíneas. Y se trata de un factor que los equipos tienen en mucha consideración, ya que no es lo mismo tardar unas horas que unos días. Además, la Ciudad Condal también atrae a los pilotos por su clima. Los equipos precisan de ciertas condiciones climáticas para realizar las pruebas de sus vehículos, los cuales utilizarán a lo largo de todo el año.

¿A quién podría calificar como el piloto más triunfador del circuito?

A muchos. Pero si tengo que mencionar a alguien en particular diría que son Sito Pons, Carlos Cardús, Joan Garriga y Luis Pérez-Sala; en definitiva, todos aquellos que contribuyeron a la creación del circuito. Considero que debemos agradecérselo principalmente a ellos y a su generación, ya que el circuito alcanzó su éxito precisamente gracias a los títulos que estos lograron en nuestra pista.

¿Cuáles son los principales desafíos a los que tenéis que hacer frente a corto plazo?

Del 1 al 2 de abril acogeremos el Mundial de Rallycross 2017; en poco más de un mes, del 12 al 14 de mayo, tuvo cita la Fórmula 1, y en junio se celebrará el campeonato de MotoGP.

Muchas personas creen que en vuestro circuito se celebran únicamente dos de las competiciones más importantes: Fórmula 1 y MotoGP. ¿Qué otros eventos tienen lugar en el circuito?

El circuito de Montmeló permanece activo durante 328 días. En la pista se celebran 17 campeonatos al año de motociclismo y automovilismo, tanto a nivel de Cataluña como España. Asimismo, llevamos a cabo otras actividades. Por ejemplo, cada martes y jueves la pista se encuentra a disposición de los aficionados al ciclismo. Y

¿Ofrecéis alguna actividad de ocio en el Circuito de Barcelona-Cataluña para aquellos que, al menos por un día, quieran sentirse pilotos de Fórmula 1?

Es muy complicado llegar a sentirse un verdadero piloto de la Fórmula 1. Los bólidos monoplaza de esta competición solo están al alcance de unos pocos. Lo que ofrecemos nosotros es la posibilidad de probar personalmente el circuito de Montmeló: ponerse al volante de un coche de categoría Gran Turismo e incluso de un bólido de carreras. Esto le otorgará la posibilidad de dar una vuelta en la pista, sobre la que vió correr a sus ídolos, y así acercarle aún más a la Fórmula 1, así como experimentar unas emociones inolvidables.

¿Qué nos puede contar sobre el público ruso que asiste al circuito?

Los espectadores de habla rusa siempre han sido de gran interés para nosotros. Pero no únicamente los que vienen a ver el Gran Premio, sino también los que viven en Cataluña; personas que residen en nuestra amada tierra. Para ellos, Barcelona ofrece una gran variedad de opciones de ocio: tales como la belleza de la propia Ciudad Condal, su naturaleza y playa, así como las compras. Esperamos que el número de los visitantes rusos de Barcelona y el circuito de Montmeló no deje de aumentar.