ROLEX. El reloj de los presidentes

El pasado mes de abril, en la joyería GR de Barcelona tuvo lugar la exclusiva exposición de uno de los modelos más emblemáticos de la marca de relojes suizos Oyster Perpetual Day-Date Rolex 40. Nuestros corresponsales no solo asistieron al evento, sino que también recopilaron la información más interesante sobre «los relojes de los presidentes».

GR Oyster Perpetual Day‑Date

SÍMBOLO DE EXCELENCIA Y PRESTIGIO

La nueva generación de este reloj, que incluye un nuevo calibre 3255 desarrollado en su integridad por la marca relojera, fue presentada en la feria de Basilea 2015. Con requisitos de precisión en uso dos veces más exigentes que los de un cronómetro con certificado oficial, el nuevo Day-Date reinventa el estatus de cronómetro superlativo instaurado por Rolex desde finales de la década de 1950. Estéticamente, el nuevo Day-Date ofrece un compendio de la evolución histórica de este modelo altamente carismático: asas y carrura refinadas, gran apertura de la esfera y regreso del brazalete President —creado específicamente para el Day-Date en 1956— aún mejor integrado, si cabe, en la caja Oyster. El nuevo Day-Date se presenta en platino 950 y en oro amarillo, blanco o Everose de 18 quilates, y con una amplia selección de nuevas esferas lujosamente elaboradas que evidencian su renovación.

2

EL RELOJ DE LOS PRESIDENTES

Símbolo de excelencia y prestigio, presentado exclusivamente en oro o platino, el Day-Date es el representante histórico del sumun del arte relojero de Rolex. Cuando se crea en 1956, es el primer reloj de pulsera cronómetro, hermético y automático —los tres pilares fundamentales de Rolex— que ofrece un calendario moderno que muestra simultáneamente el día con todas las letras y la fecha en ventanas distintas sobre la esfera. La precisión, fiabilidad, legibilidad y prestancia excepcionales de este prestigioso modelo lo convierten en el reloj que denota estatus por excelencia. El Day-Date de Rolex será utilizado por más presidentes, líderes y visionarios que cualquier otro reloj. Resulta inmediatamente reconocible en la muñeca, fundamentalmente gracias a su emblemático brazalete President. Un nombre premonitorio que, sumado a la talla de las personalidades que lo han llevado, le ha valido al Day-Date su apodo: «el reloj de los presidentes».

Oyster Perpetual Day‑Date 3www.rolex.com