Señorita Lemoniez, alta moda infantil


Fernando Lemoniez comienza su carrera en el mundo de la moda a mediados de los años 80, inaugurando en San Sebastián una tienda-taller en la que vendía sus primeros diseños. Entre 1991 y 1997 realizó las colecciones de la firma Palacio & Lemoniez, que se presentaron primero en Madrid y a partir de 1996 dentro del calendario oficial de desfiles de la semana de la moda de París.

Dos años más tarde se incorporó al equipo de Yves Saint Laurent Haute Couture. Simultáneamente, fundó la marca Lemoniez, que presentó sus primeras colecciones en París y a partir del año 2000, tras su regreso a España, en la pasarela MBFWM. Con el objetivo de trasladar su universo creativo a la moda para niñas, Fernando Lemoniez lanzó la marca Señorita Lemoniez en el año 2013. Actualmente sus creaciones están presentes en tiendas multimarca de numerosos países del mundo como: Italia, Suiza, Reino Unido, Kuwait, Corea, China o Australia, y Estados Unidos.

Hemos hablado con Fernando sobre la alta moda, incluyendo para niños, la inspiración y la satisfacción laboral.

¿Cómo y por qué decidió ser diseñador?

A mi familia, especialmente a mi madre y a mis abuelas, siempre les ha gustado la moda. Mi padre también se preocupaba por la estética y por cuidar el vestir. Los fines de semana íbamos a San Juan de Luz o a Biarritz… en aquella época se cruzaba mucho la frontera debido a la gran variedad de marcas de internacionales de moda que tenían las tiendas francesas. Aunque por aquel entonces me aburría enormemente, parece que dejó poso. Todavía recuerdo la primera vez que fui con mi madre a la tienda que tenía Yves Saint Laurent en Bilbao, debía de ser mediados de los años 70, no me enteraba de mucho, pero el colorido que tenían sus trajes se me quedó grabado.

A mediados de los 80, con 20 años recién cumplidos abrí una tienda muy modesta en San Sebastián. No sabía mucho de diseño, más bien nada, pero la moda me apasionaba y tenía toda una vida por delante para aprender este oficio, maravilloso y complejo.

Como es natural cuando se empieza, las colecciones eran muy pequeñas, tanto que no se las podía ni tan siquiera llamar colecciones, sino más bien prendas sueltas, y que por entonces estaban inspiradas en la moda parisina de aquel momento.

¿Se refleja España en sus colecciones?

No necesariamente, creo que mi inspiración es más internacional. La inspiración no surge en un momento determinado. Más bien, desarrollo un concepto que puede verse puntualmente favorecido por un viaje, un paisaje, una película o una exposición… Sobre todo, me inspiro en las artes plásticas, decorativas, fotograficas y en el séptimo arte de la primera mitad del siglo XX. Los movimientos artísticos de este periodo me atraen mucho por la libertad que consiguieron sus precursores. Man Ray, Josef Albers, Robert y Sonia Delaunay, Picasso y un largo etcétera.

Pero diría que sobre todo me “inspira” el trabajo y, en particular, la selección de tejidos.

Фото / Foto: Архив пресс-службы / Archivo de prensa de Lemoniez

¿Por qué empezó a hacer ropa para niñas? ¿Cómo encontró el estilo de la Señorita Lemoniez?

Cuando nacieron mis sobrinas, a las que adoro, me planteé como sería vestir niñas con mi estilo. Un tiempo después, la que ahora es mi socia en este proyecto, Soledad Romero, me propuso que realizásemos alguno de los modelos para mujer en tallas infantiles. Sin embargo, yo he preferido desarrollar colecciones específicas para niña, ya que la simple transposición de mis modelos al mundo de las niñas no me terminaba de convencer.

Así surgió Señorita Lemoniez.

¿Confía en la opinión de alguien, o confía en su propio gusto a la hora de crear colecciones?

Una vez tenga la propuesta de la colección, la discuto con el equipo de diseño y comercial. Pero, en última instancia, el diseñador soy yo y debo ser quien tome los riesgos y asuma las consecuencias de mis decisiones creativas.

¿Cómo se logra mantener un equilibrio entre lo que a los niños les gusta y lo que sus padres prefieren?

Con frecuencia los niños sólo quieren ir cómodos o seguir determinadas tendencias. Es tarea de los padres educarles en el conocimiento de la moda y ayudar a los hijos a definir un estilo propio.

Фото / Foto: Архив пресс-службы / Archivo de prensa de Lemoniez

¿Qué es lo más importante en la ropa para niños?

Al igual que cuando diseño para mujer, pienso que lo más importante es la selección adecuada de los materiales, la elaboración perfecta del patronaje y la calidad en la confección. El diseño es importante pero secundario. Es muy importante que las niñas no se sientan disfrazadas, sino bien vestidas.

Siempre decimos que Señorita Lemoniez se dirige a niñas y adolescentes modernas y elegantes, a las que le gusta soñar y pasarlo bien. 

¿Cuáles son los estilos principales de sus colecciones: para pequeñas princesas, casual …?

Es ropa vestida pero no necesariamente de ceremonia. Las blusas y faldas se pueden combinar con prendas básicas como vaqueros y camisetas lisas para un look casual. Nuestros abrigos, de los que estamos muy orgullosos, se pueden llevar a diario. Por supuesto, también tenemos ropa para ceremonia. 

¿Dónde se producen los tejidos que se emplean en la creación de sus colecciones?

Nuestros proveedores son principalmente empresas españolas e italianas, también algunas japonesas.

Фото / Foto: Архив пресс-службы / Archivo de prensa de Lemoniez

¿Con qué frecuencia salen las colecciones y dónde se puede comprarlos?

Hacemos dos colecciones al año, primavera-verano y otoño-invierno. Tenemos retailers en España, Estados Unidos, Australia, Arabia Saudí, Kuwait o Corea. En Rusia todavía no. Además, estamos presentes en Farfetch. Esta plataforma es muy usada por nuestros clientes rusos.

¿Cuál es la situación actual de la moda infantil y qué cree que le espera en futuro?

La moda infantil está viviendo un gran momento y creo que continuará creciendo.

Фото / Foto: Архив пресс-службы / Archivo de prensa de Lemoniez

Cuéntenos qué le aporta la mayor satisfacción en tu trabajo.

La capacidad de diseñar con libertad, en correspondencia con la realidad de los tiempos presentes. En mi caso concreto, siempre tengo que estar muy atento a la evolución  de la mujer y a los cambios sociales que nos trae la vida.

Hay una frase de Emerson, que leí en un libro de Cecil Beaton que me parece genial: “Aferraos a vuestra propia personalidad y no imitéis nunca. Son vuestras propias prendas las que podréis presentar en todo momento con la fuerza acumulada de todo el cultivo de una vida”.

Y el propio Beaton afirmaba: “Sé atrevido, sé diferente, sé poco práctico; sé cualquier cosa siempre que mantengas (…) la visión imaginativa frente a los que juegan a lo seguro”. Cuando lo consigo, es cuando más satisfecho me siento.