Svetlana Aleksiévich. Crónicas de los destinos humanos

«Durante mucho tiempo he buscado un género que transmita cómo veo el mundo basándome en cómo veo mi alrededor, cómo lo oigo… Me buscaba a mí misma… Y finalmente me decanté por el género de las voces humanas. Mis libros se forman a partir de lo que veo y escucho en la calle, tras la ventana. En ellos, personas reales narran sobre los acontecimientos más importantes de su tiempo: la guerra, el colapso del imperio socialista, Chernóbil; que en su conjunto cuentan la historia del país, una historia común: la antigua y la reciente. Y cada uno de ellos, la historia de su pequeño destino humano».

Con estas palabras se presenta a sí misma en su página web oficial la ganadora del Premio Nobel de Literatura 2015, Svetlana Aleksiévich. Prosista bielorrusa que escribe en ruso.

16_6

Svetlana nació en 1948 en Ucrania, y más tarde toda su familia se trasladó a Bielorrusia. En 1972 Aleksiévich se graduó en periodismo en la Universidad Estatal de Bielarrusia y comenzó a trabajar en el periódico de la provincia de Brest. Un año después la contrataron en el periódico rural bielorruso ‘Sélskaia gazeta’, y más tarde como corresponsal en la revista artístico-literaria ‘Neman’, donde trabajó hasta el año 1984 como jefa del departamento publicitario y de ensayos.

En 1985 se publicó la primera novela de Aleksiévich ‘La guerra no tiene el rostro de mujer’, que se basa en una serie de relatos de jóvenes y mujeres que participaron en la guerra en calidad de enfermeras y médicos, así como pilotos, tanquistas y ametralladoras. En los años siguientes el libro se reeditó varias veces, y su tirada llegó a alcanzar los dos millones de copias.

Antes de eso, en 1976, la autora había intentado publicar una recopilación llamada ‘Me he marchado de la aldea’; se trata de un recopilatorio de historias de habitantes de las aldeas bielorrusas que se trasladaron a la ciudad. Pero debido a la crítica al sistema de pasaportes que plasmó en su libro, se prohibió publicar el recopilatorio.

La segunda novela publicada de la escritora ‘Últimos testigos. Cuentos nada infantiles’ vio la luz en el propio 1985. Más tarde la novela fue reeditada con distintas variantes de subtítulos: ‘Un solo para la voz infantil’, ‘Cien nanas nada infantiles’, ‘100 relatos nada infantiles’. El recopilatorio acumula testimonios de hombres y mujeres que vivieron durante su infancia las dificultades de la Segunda Guerra Mundial en el lado soviético. Relatos de niños entre 7 a 12 años de edad.

Su tercera novela, ‘Los chicos de zinc’ (1989), narra la participación de las tropas soviéticas en la guerra de Afganistán. Historias de madres que perdieron a sus hijos en la guerra. Para escribir este libro, Svetlana viajó durante cuatro años por todo el país, encontrándose con las madres de los soldados muertos y los exsoldados de Afganistán, y viajó a Afganistán para presenciar la guerra con sus propios ojos.

En 1993 se publicó una nueva novela ‘Cautivados por la muerte’. Se trataba de un relato sobre aquellos que se suicidaron o intentaron suicidarse cuando no soportaron la desaparición de las ideas socialistas. Relatos de aquellos que no se vieron capaces de aceptar un nuevo mundo y un nuevo país. Basándose en la novela, se filmó unа película titulada ‘Krest’ —Cruz, en español— (guion Svetlana Aleksiévich, director Gennadi Gorodni, Moscú).

image23648506_539e98a0021733962a6774912bcb0f76

En 1997 vio la luz ‘Voces de Chernóbil (crónica del futuro)’, un libro basado en testimonios de la catástrofe de Chernóbil-, pero no sobre el desastre en sí, sino sobre la vida después de ésta. La tirada total de ‘Voces de Chernóbil’ asciende a más de 4 millones de copias.

En 2013 se publicó la novela ‘Tiempo de segunda mano’, en la cual Aleksiévich considera el problema de la influencia de la historia del país en las mentes de sus ciudadanos, más concretamente, en la formación del fenómeno llamado «el hombre soviético», donde además da visibilidad a la voz de la gente expresando el dolor padecido por ellos en los años noventa.

Svetlana Alexievich

Las novelas de Svetlana Aleksiévich se publicaron en Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Suecia, Japón, en un total de 19 países. Además, Svetlana es guionista de más de 20 documentales y tres obras de teatro, que también se adaptaron en Europa.

Svetlana ha ganado numerosos premios internacionales, y según algunas fuentes, llevaba varios años entre los principales candidatos al Premio Nobel de Literatura, que acabó ganando este año.

En muchas entrevistas la autora sostiene que ella es una persona de oído. Se dedica a observar, escuchar y anotar, y así lleva más de 40 años explorando la civilización soviética. Aleksiévich razona a través de las voces de sus personajes sobre el bien y el mal, sobre lo fácil que es confundir ambos términos y lo fácil que es acostumbrarse al mal. Svetlana narra la historia del Estado soviético a través del prisma de los relatos de su gente.