Teatro del Liceo, el Olimpo musical de Barcelona

4560-127 -® A BofillEn el mismísimo corazón de la soleada Ciudad Condal, en el emblemático paseo de La Rambla, la famosa calle de las estatuas vivientes, floristerías, comerciantes y restaurantes tradicionales se sitúa el Teatro del Liceo, que pertenece a la categoría de las salas más lujosas y grandes del mundo. En este mismo lugar, desde el año 1847 el teatro vio actuar sobre su escenario a reconocidos artistas internacionales: Montserrat Caballé, Plácido Domingo, José Carreras, Alfredo Kraus y Fiódor Chaliapin, entre otros. Entre las paredes de esta lujosa institución cultural, rodeada de mármol, espejos, terciopelo y bronce, que crean un magnífico diseño interior de estilo barroco, nos hemos encontrado con la directora del teatro Cristina Scheppelmann para hablar sobre música, arte, historia y la importancia del teatro y la ópera en la vida del hombre contemporáneo.

Sabemos que desempeña su función de directora del Liceo desde hace relativamente poco tiempo, desde enero del año pasado, para ser más concretos. Por favor, cuéntenos su historia.

Tengo bastante experiencia, llevo desempeñando mi labor en el sector teatral desde hace unos treinta años. Descubrí el teatro cuando tenía catorce o quince años, canté en el coro de la ópera de Hamburgo, y desde entonces sigo sintiendo el mismo amor por él. Después de realizar prácticas en el teatro de Hamburgo me gradué como economista. Aunque el mundo de los negocios me atraía menos que la música, la orquesta y la ópera. A la edad de veintidós años me mudé de Alemania a Italia para trabajar en la agencia artística. Más tarde me trasladé a Barcelona, donde trabajé en el Teatro del Liceu desde 1992 hasta el año 1994. Después del incendio que invadió el teatro me fui a San Francisco, donde pasé siete fructíferos años y otros once en Washington. Más tarde me nombraron directora general de la Ópera Real de Mascate en Omán, y en enero de 2015 volví al Liceo.

El Teatro del Liceo es un símbolo de arte, cultura, Cataluña, España y el mundo entero. Su edificio es una de las atracciones turísticas más famosas de Barcelona. Por favor, háblenos acerca de la historia del edificio y el teatro.

Antaño en este lugar se encontraba un monasterio de monjes. La construcción del teatro comenzó en 1845, y en el año 1847 abría sus puertas el flamante y más grande teatro de Europa, cuya sala contaba con un aforo para 2.900 personas. Tras el incendio de 1994, el teatro fue reconstruido y el número de asientos se redujo a 2.300 plazas. Barcelona es la ciudad del arte, un lugar donde creaban sus obras Salvador Dalí, Pablo Picasso y Antoni Gaudí, así que el amor por la música y el arte de la ópera que se respira aquí no es casual. Los artistas que interpretan sobre el escenario del teatro, los vocalistas más emblemáticos del mundo, el público, el repertorio, todo ello hace del teatro una importante institución cultural.

En el año 1994 hubo un incendio, ¿cuál fue la causa? La reconstrucción tras el incidente se realizó siguiendo el diseño del año 1845?

Como dije anteriormente, ese año me encontraba en el teatro. Todo sucedió de madrugada, cuando, afortunadamente, el personal del teatro aún no había comenzado a trabajar, así que no hubo heridos. La causa del incendio fue un corto circuito. Debo decir que era de esperar. El teatro ya estaba bastante anticuado para aquella época, con numerosos revestimientos de madera. El teatro centenario no podía coexistir con las tecnologías del siglo XX, iluminación, etc. De modo que era imprescindible realizar una reconstrucción completa porque si no el incendio era algo inevitable, que es justamente lo que ocurrió. Las obras de reconstrucción del edificio tardaron siete años, contando con un gran apoyo por parte del ayuntamiento de la ciudad. A aquellos que simplemente comparen las imágenes del teatro en el pasado y en la actualidad les podrá parecer que son idénticos, pero debo decir que el diseño es un tanto diferente. Naturalmente, los materiales y el equipo técnico fueron sustituidos por otros modernos. Al restaurar un teatro, no tiene ningún sentido recrear el anterior. El objetivo era mantener un estilo unificado y su aspecto histórico, creando a la vez unas instalaciones actualizadas y modernas.

1.-Liceu

¿El teatro permanece abierto durante todo el año?

A pesar de que la temporada de teatro en el Liceo es bastante más prolongada que en la mayoría de los teatros del mundo, en agosto resulta imprescindible cerrar nuestras puertas. De esta forma surge la oportunidad de llevar a cabo tareas de mantenimiento necesarias. Los artistas y los empleados del teatro se van de vacaciones, para después volver con fuerzas renovadas y deleitar a los habitantes y visitantes de Barcelona con un nuevo repertorio.

¿Cómo se compone el repertorio del teatro, y con cuánto tiempo de antelación se planean los conciertos?

Al igual que las demás casas de ópera del mundo planeamos nuestro repertorio con dos o tres años de antelación. Es decir, hoy en día ya sabemos qué artistas nos visitarán en 2018. De hecho, en estos momentos estoy haciendo planes para los años 2019-2020. Aunque cabe señalar que el trabajo se va realizando paulatinamente, por ejemplo, en 2016 el plan para el año 2017 estará cerrado en un 90 %, el año 2018 en un 70 %, etc. El equipo encargado de formar el repertorio es relativamente pequeño. En total, nuestro teatro cuenta con cerca de trescientos empleados, para comparar, ¡el Teatro Bolshói emplea a 2.000 personas!

Al cabo del años sobre nuestro escenario tienen lugar 175 representaciones: 12 conciertos, 2 ballets, 2 conciertos de ópera y numerosos espectáculos para niños. Asimismo, alquilamos nuestro escenario para la celebración de importantes conciertos de artistas contemporáneos: jazz, pop, flamenco, etc.

¿Cómo ha cambiado el papel del teatro en la vida de una persona contemporánea? ¿El teatro se va adaptando de algún modo a las nuevas tendencias o, al contrario, permanece inalterado?

Yo no llamaría estos cambios adaptaciones indispensables. El teatro va cambiando juntamente con los artistas. Por ejemplo, hoy en día nadie contrataría a un cantante que fue muy popular en los años cincuenta del siglo pasado. Y eso es debido a que los gustos de los espectadores cambian. Un cantante de ópera contemporáneo debe poseer grandes aptitudes actorales, estilo musical, inteligencia y elegancia excepcionales, además de ser una persona de rápido aprendizaje… Hace cincuenta años, sin embargo, bastaba con subir al escenario y cantar. Y este cambio se debe a que el mundo ha cambiado. Actualmente somos más exigentes con el componente visual de la puesta en escena, tal vez sea por el advenimiento del cine. El avance tecnológico permite crear cosas mucho más impactantes que hace varias décadas. No se puede decir que nos hemos adaptado, la sociedad ha evolucionado y por ende el teatro también.

2.-Liceu

¿Existe algún asociación que aúna a los principales teatros de España?

Sin lugar a dudas, todos los teatros saben, de algún modo u otro en lo que trabajan sus colegas en otras ciudades y países. Opera-Europa, Opera-America, Opera 21 son algunas de las organizaciones con las que colaboramos. Ninguno de nosotros puede trabajar indistintamente en su pequeña isla, pero aún así cada teatro crea su propio repertorio independiente. Asimismo, con los años se va formando un determinado círculo de contactos personales por todo el mundo, aparecen personas en cuya opinión confías, alguien con quien puedes consultar ciertos asuntos.

¿De qué manera el Teatro del Liceo está relacionado con los teatros de Rusia, el repertorio y sus artistas?

Suelo visitar Rusia por trabajo con frecuencia. Y me siento en el jurado de numerosos concursos. Tengo muchos amigos allí: Dmitri Jvorostovski, Olga Borodina, Dmitri Bertman, Valeri Guérguiev… Aunque a la hora de trabajar no le doy importancia a la nacionalidad, y el teatro invita a actuar sobre su escenario a destacados artistas, entre los cuales, sin duda, hay artistas rusos. Y esto, en mi opinión, es la principal ventaja de la ópera: no importa de dónde vengas, tan solo que hables el idioma de la música. La música toca el corazón de los hombres, sin importar la nacionalidad, la religión, el sexo o la edad.

liceu 7

¿Qué maravillas depara el teatro este año a sus espectadores?

Nos encantaría poder crear auténticos milagros, pero lamentablemente «aún no somos magos, todavía estamos aprendiendo» (risas). Para el próximo año hemos preparado distintos espectáculos. Lo que sí podemos prometer es un «remedio» especial: música, la medicina que todos a menudo echamos tanto en falta. En tiempos difíciles, la música es capaz de curar el alma. Es imposible transmitir con palabras el sosiego y la paz interior que produce la música. ¡Les esperamos a todos en nuestros conciertos!