Tesla Model X, el crossover más rápido del mundo

Gracias a la cortesía de Tesla Barcelona nos hemos puesto al volante del Tesla Model X 100D, un  coche, que, para mayor redundancia, la marca  ha querido encajonar en el reñido segmento de los SUV, que tan de moda están en nuestro mercado, aunque con una apuesta muy diferente, la de un coche muy prestacional, que en el caso del 100D cuenta con una autonomía de conducción totalmente eléctrica de hasta 565 km, ofreciendo unas prestaciones para un SUV dignamente envidiosas, ya que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 4,29, segundos y de lanzarse hasta los 250 km/h.

Su diseño deriva del Model S, del que hereda el frontal y prácticamente todo el interior, aunque adaptado claro está a su aumento de generoso tamaño. Con una talla de 5,03 metros de largo, 2,07 metros de ancho y una altura de 1,62 metros, el Tesla X es capaz, según su configuración de dar cabida en su interior hasta 7 ocupantes, que podrán disfrutar además de dos maleteros, uno en cada extremo del coche. En función de la configuración que puede ser 2+3, 2+2+2, o 2+3+2 la capacidad de carga del maletero trasero varía entre los 357 litros y los 2002 si abatimos todos los asientos, mientras que en la parte delantera seguimos disponiendo de unos generosos 187 litros.

Las 5 puertas del Tesla Model X, disponen de accionamiento eléctrico asistido, pero si hay unas que merecen una mención especial, son las puertas traseras, denominadas “falcon wings”, que no solo son una verdadera obra de ingeniería, sino que, a la vez, dan muestra de la espectacular maniobra que realizan para abrirse y cerrarse, facilitando el acceso a las dos filas de asientos traseros.

El interior del Tesla es simplemente minimalista y de ambiente premium, pudiendo escoger entre diferentes acabados para su configuración interior. El cuadro de mandos es digital, y totalmente personalizable por el conductor, de manera que podemos ver representados los datos de la navegación, el consumo eléctrico, así como el sistema de conducción Autopilot. En la consola central, encontramos la pantalla de 17” y en la parte más baja, disponemos de un generoso hueco, y dos posavasos, que en su parte inferior disponen de un cargador y una entrada USB.

Gracias al parabrisas panorámico el habitáculo dispone de una sensación lumínica sin parangón, que a la vez se traduce en una sensación de confort inigualable. La pantalla de 17” que encontramos en la consola central es la gran protagonista del Model X, desde la que se maneja toda la configuración del coche, así como el navegador, que representa la cartografía a través de Google Maps, lo que permite hacer búsquedas directas, el uso de Spotify, o bien, acceder a las gráficas de consumo o al estado de carga de las baterías entre otras muchas funciones que están muy bien representadas. Tesla ofrece un nivel de conectividad sin parangón entre sus coches, por lo que, de forma automática, cada Tesla durante su vida, recibirá de forma gratuita actualizaciones de software que permiten acceder a nuevas funciones con las que antes no contabas.

El comportamiento dinámico del Model X, sorprende y mucho, ya que, a pesar de su tamaño y peso, es capaz de moverse con mucha soltura en carreteras secundarias en las que las curvas no parecen ningún obstáculo, sino más bien todo lo contrario, gracias al centro de gravedad que está regulado por la colocación de las baterías de 100 KW, situadas a lo largo de todo el coche.

Dado que dispone de dos motores, uno en cada eje, el sistema de tracción es integral, lo que garantiza una motricidad excelente ante cualquier situación. A esto contribuye también la suspensión neumática, así como los neumáticos calzados en las bonitas llantas de 20”.

El sistema de conducción autónoma Autopilot 2, además del piloto automático mejorado y la capacidad de conducción autónoma total, sistemas que son opcionales, pero que consiguen que, a través de los diversos radares, sensores ultrasónicos y 8 cámaras, prácticamente el Model X conduzca solo, es algo que evidentemente comprobamos en los más de 300 kilómetros que hicimos durante la prueba. En autopista, es una delicia disponer del Autopilot, ya que puedes confiar la conducción básicamente al coche, que se detendrá en función del tráfico, de la velocidad máxima que hayas programado, de la distancia con el coche que nos precede o del sistema de detección de señales de tráfico, sistema que también puede utilizarse en carreteras secundarias funcionando con la misma efectividad.  

Tuvimos la ocasión de cargar al Model X en la recién inaugurada estación de supercargadores de Sant Cugat, dónde en tan solo 40 minutos, obtuvimos una carga para volver a conducir durante 410 kilómetros, habiendo parado con una autonomía de tan solo 110 kilómetros.

Precio Tesla Model X 100D: Desde 111.500€

Texto: Miguel Angel Solá
Foto:Cristóbal Arjona