The Russian It-Girl

new-york-str-rf14-2430Hija de un famoso político ruso, exredactora de proyectos especiales, comentarista de moda del Harper’s Bazaar ruso, autora de columnas en ‘Vogue’ y ‘Glamour’, invitada de honor en las pasarelas internacionales, y una auténtica belleza rusa, Miroslava Duma se ha hecho famosa tanto en Rusia como en occidente debido a su inherente sentido del estilo y a su osadía para asumir riesgos, experimentar y combinar lo incongruente. Nada menos que The Russian It-Girl, así es como la han apodado los medios de comunicación extranjeros; y en Rusia se intentan parecer a ella, o todo lo contrario, la critican. ¿Merecidamente?

La infancia de la pulgarcita moderna fue como la seda. En la escuela prefería las clases de literatura e historia, y se hacía un lío con las fórmulas en física. Por lo tanto parece lógico su ingreso en la Universidad Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú en la Facultad de Periodismo. Apenas tras haber terminado sus estudios, Duma se convirtió en una columnista de la sección ‘celebrities’ en Harper’s Bazaar, y, por consiguiente, en la redactora de proyectos de la revista y en una autora de confianza de columnas de actualidad en otras revistas de moda. Es poco probable que su trayectoria haya sido un camino de espinas, pero tampoco se la puede juzgar apresuradamente en cuanto a su estilo o talento.

La propia Miroslava declara que “padece de moda, desde que tiene memoria”. Siempre ha experimentado, rediseñado y combinado la ropa. Incluso hoy en día todo lo que se compra lo remodela a su gusto. Quizá sea por esta misma razón que todo lo que se pone Duma le queda estupendamente, a pesar de su apariencia, que dista de la de una modelo: Miroslava mide tan solo 152 cm.

El estilo de la periodista es individual y brillante. Es la que consigue antes que nadie las prendas de las colecciones de moda, y los zapatos con tacones altos y con plataforma son sus fieles compañeros desde que tenía 18. En cuanto a los accesorios, prefiere grandes collares y bolsos clásicos, de Hermès. Los abrigos son su auténtico fetiche: cortos, largos, clásicos, acampanados o rectos, su vestuario está repleto de ellos.

Duma sabe combinar con facilidad prendas de la alta costura con marcas asequibles. En su guardarropa, además de Chanel, Céline, Chloé y otras casas de moda, se pueden encontrar prendas de Zara o Topshop. La marca favorita de Miroslava es Phillip Lim. Según su opinión, solo en las tiendas de esta marca es posible encontrar ropa para cualquier ocasión.

fc4f2e9049f51b496585913fc4c3a826Miroslava combina audazmente tejidos y texturas, aunque también suele aparecer con atuendos clásicos. Más a menudo todavía la chica escoge faldas de silueta en A, por encima de las rodillas. Otro de los estilos favoritos de Duma es el ‘oversize’, que crea un efecto multicapa y de ligereza. Ella tampoco le hace feos a las tonalidades vibrantes, las cuales no solo permiten destacar entre la multitud, sino que también dan alegría.

Miroslava ha puesto de moda el llamado estilo deportivo de calle y los gorritos de punto. Además, es una de las pocas chicas rusas que logran mostrar claramente al mundo el estilo original ruso y sabe llevar con mucho encanto bufandas y sombreros.

A Miroslava le encanta el maquillaje decorativo, pero prefiere un maquillaje discreto y natural, y no duda en usar productos para el cuidado de la piel que le ayudan verse descansada y fresca.

No importa lo que digan o dejen de decir, Miroslava sabe vestir. Viste radiante, con estilo y buen gusto. Por esta razón, no solo las rusas intentan parecerse a ella, sino también las extranjeras, y los diseñadores de moda la invitan a las primeras filas de sus desfiles.