Ulysse Nardin, 170 años al mando de la alta relojería

Fernando ZehrUlysse Nardin es una firma conocida principalmente por ser fabricante de cronómetros de marina y uno de los buques insignia de la alta relojería suiza. Este año la empresa celebra su 170 aniversario, y sigue ideando con su temática predilecta, el mar, y lanzando calibres complejos. Revista Rusa ha tenido la oportunidad de conversar con Fernando Zehr, representante de la marca en España y Portugal, sobre los rasgos más distintivos de la manufactura, los mercados relojeros y los relojes más emblemáticos de la casa.

¿Qué cree que es lo más importante en un reloj?

Rehuyendo de los tecnicismos y características específicas, lo más importante para un reloj es el mejor grado de satisfacción que brinde a su propietario.

Se trata de un cóctel sutil y personal de parámetros, en el que intervienen factores muy diversos, tanto técnicos como de diseño que tienen que ver con la personalidad y el estilo de vida del usuario, su gusto personal y la importancia que preste a este complemento de su imagen.

¿Según qué criterios se determina que un reloj es bueno o no?

Los criterios están del lado del usuario. Él los fija y trata de plasmarlos en la elección del reloj que mejor cumple con sus exigencias.

Haciendo un símil con la industria automovilística, entendemos fácilmente que una berlina de representación no es adecuada a trayectos sobre caminos de montaña, al igual que un todoterreno no está en su elemento de carreteras de vía rápida ni grandes ciudades…

Por similitud, piezas de alta relojería —muy buenas— se adaptan mal a un uso deportivo o de ámbito expuesto al exterior, mientras que relojes de nivel más comercial pueden estar fuera de lugar en situaciones de carácter social o de representación.

Igualmente, la relación calidad-precio es un baremo válido y al que se añade el factor de la exclusividad que pueda conferir un determinado modelo o marca; siempre en relación con la atención que el usuario dedique al reloj como complemento de su personalidad.

small Marine Tourbillon Grand Deck 1En su opinión, ¿qué es lo que la gente espera de un reloj?

Primero de todo, obviamente la información de la hora; pero la mayor parte tiene relación con su consistencia con la personalidad del usuario y el nivel de cuidado que dedique a exponerla.

En muchas culturas tecnócratas y de evolución consumista, el juicio a primera vista es fundamental y el reloj forma parte primordial de la impresión u imagen que deseamos proyectar.

En final de análisis, la gente espera satisfacción en la elección y en las prestaciones del reloj.

La empresa Ulysse Nardin es considerada uno de los buques insignia de la alta relojería. ¿Resulta difícil tener que concordar con este estatus?

No es cuestión de dificultad, lo difícil lo hacemos de inmediato y para lo imposible tardamos un poco más, se trata de un efecto de reto y competitividad profesional. Nuestro compromiso por la innovación y la legitimidad en la alta relojería es el ADN de la firma y no nos cuestionamos su dificultad.

¿Cuáles son las características de Ulysse Nardin que llamaría las más reconocibles?

Su personalidad en la funcionalidad y el diseño de vocación marítima: la gama Marine Chronometer con su clásico indicador de reserva de marcha y el gran segundero descentrado, presente incluso en la gama Marine Diver con objeto de mejorar su legibilidad de un solo vistazo…

Un diseño Ulysse Nardin es siempre reconocible, fruto de una filosofía acuñada durante décadas y que aún conscientes de la presencia de detractores y críticos, preserva sus códigos en favor de la coherencia y la conservación de su espíritu.

small Diver Chronograph Hammerhead Shark 1Hablemos ahora de los mercados relojeros. ¿Existe algún problema en la industria de la alta relojería en la actualidad?

Existe un problema globalizado entre la oferta y la demanda a nivel de mercado mundial. La alta relojería sufre las fluctuaciones de crecimiento-estancamiento de la economía mundial, a su vez influenciada por los factores geopolíticos o de economía interna de los países principales del panorama mundial como Rusia, China, EE. UU., Oriente Próximo…

Actualmente, fruto del enfriamiento sufrido de la economía, la capacidad instalada del aparato de producción relojero suizo supera el factor de demanda del mercado mundial y los reajustes son dolorosos pero necesarios en aras del mantenimiento del equilibrio entre calidad y cantidad. Las marcas de alta relojería luchan por el mantenimiento o la adquisición de nuevas partes de mercado, sin perjudicar a su perfil de calidad institucional y preservando su exclusividad.

Cada mercado de consumo es diferente. ¿En qué difiere el mercado ruso? ¿Tiene algo especial o único?

Ulysse Nardin se planteó su presencia en el mercado ruso a mediados de la década de los noventa. La particular sensibilidad rusa hacia el arte y la cultura sintonizaba a la perfección con la línea de Ulysse Nardin, cuyo objetivo de culto a los grandes descubridores históricos se vio plasmado en la trilogía de relojes astronómicos (Astrolabium: Galileo-Galilei, Planetarium: Copernicus y Tellurium: Johannes Kepler), así como la preservación de los oficios maestros de la relojería caídos en desuso (esferas esmaltadas artísticas al fuego con técnicas ‘cloisonné’ o ‘champlevé’, relojes con sonería al paso (Hourstriker o Minute Repeater) y con figuras móviles Jaquemarts que obtuvo excelente acogida en el mercado ruso.

Dado el éxito que acompañó a Ulysse Nardin, se dedicó un abanico de modelos especiales a la clientela rusa, tanto en versiones personalizadas de modelos de la colección existente como en versiones específicas, dedicadas tanto a personalidades como a localizaciones emblemáticas rusas, tales como San Petersburgo o la Catedral de San Basilio de Moscú, presentados en estuches inspirados en la colección de huevos-joya que Fabergé elaboraba para los zares en la época imperial…

small Marine Chronograph Annual Calendar 1¿En qué países tienen un mayor número de ventas?

El equilibrio geoestratégico del mercado es vital para el asentamiento estabilidad de una empresa de distribución mundial y Ulysse Nardin se esfuerza en mantener equilibradas las zonas de mercado. La polarización de grandes grupos relojeros y del sector lujo estos últimos años hacia mercados asiáticos y su caída actual demuestra la peligrosidad de este desequilibrio. EE. UU., Rusia y China son las de mayor dimensión, sin embargo, destinos de perfil más turístico como Caribe, Turquía o México colaboran a la homogeneidad y consistencia de una distribución compensada.

¿Cómo fue el salón Baselworld 2016 para Ulysse Nardin?

No solo a nivel de producto, sino también a nivel de renovación de su comunicación e imagen, Ulysse Nardin ha presentado un esquema dinamizado y actualizado para seguir manteniendo el interés y la fidelidad de los enamorados de la marca y nuevos seguidores. Los resultados, tanto a corto plazo como el rumbo al futuro, han sido homologados por los clientes visitantes y el buen nivel de sus compras.